“La evolución del mercado cada vez tiene menos sentido, es cierto que España está peor que Europa pero estos precios implican un castigo elevado”, dice Nicolás Fernández, director de análisis de banco Sabadell.


Para Fernández, “estos precios muestran un excesivo castigo y descuentan caídas del PIB de nuestro país por debajo del 2-3%, niveles que, ni los más negativos, manejan”.

Lo cierto es que, entre Repsol, Iberdrola y ACS, se complica una recuperación pero los precios son muy especulativos. De hecho, ayer se relajó la prima de riesgo y el Ibex 35 no subió por lo referente a estas empresas”, justifica el experto en declaraciones a Radio Intereconomía.

La subasta de deuda española a largo plazo hoy se colocará “a tipos más altos, aunque se captará lo que se espera, lo que sería un síntoma de apoyo y podría parar un poco los mercados”.