Rebote en los mercados sin un catalizador claro. Un mero rebote “técnico que confiemos en que dure aunque en la cabeza sigo teniendo un rango entre 1.100-1.200 puntos para el S&P500”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi en España.
Este experto advierte de que los primordial es reducir la volatilidad “y la presión de riesgo en el mercado que está penalizando a muchos inversores”.

Y en medio de este comportamiento, noticias como la intervención del Banco de Suiza de su divisa. Campuzano recuerda que en agosto hubo muchas especulaciones sobre una posible intervención pero es obvio que las autoridades europeas han tenido muy malas experiencias por lo que no se tomó esa decisión y se decidió inyectar francos suizos al mercado. “Ahora le están diciendo al mercado que en lugar del QE2 o QE3 es un QEn, es decir que van a inyectar tantos francos suizos como sea necesario para alcanzar un nivel de paridad del 1.25”. Tienen que ver cómo reducir la volatilidad diciendo al mercado que tendrá una gran reserva de la divisa.

En el Banco de Japón las cosas siguen tal cual – mantendrá el tipo de interés entre el 0.1-0.4%- pero este experto de Citigroup iría un poco más allá. “El viernes hay reunión del G7 y entre las cuestiones que se pedirán es intentar unificar posturas de los Bancos Centrales de los países desarrollados”. El BoJ quiere permitir que haya una intervención para evitar la subida del yen. Se quiere una coordinación que permita reducir la volatilidad “porque realmente ahí se puede marcar el camino que se tiene que tomar en los próximos meses”. Los Bancos Centrales sí tienen margen de maniobra para reducir la volatilidad, dar liquidez y mantener precios en los mercados.

Respecto a la decisión de la FED del próximo 20 de septiembre, Campuzano reconoce en Radio Intereconomía que es demasiado pronto para tomar medidas de tipo cuantitativo. Ayer escuchamos a uno de los consejeros de la FED que se ha opuesto a medidas salvo que haya iniciación clara de desaceleración pero “aunque no descarto medidas esperaría más bien a final de año para que se decidan a adoptarlas”. Igual hay que buscar medidas alternativas: podría convocar inyecciones de liquidez a más largo plazo o incluso bajar los tipos de interés a largo plazo.

Aquellos inversores que puedan asumir la volatilidad del mercado “podrían estar dentro del mercado pero no todos los inversores pueden aguantar movimientos diarios del 4% en bolsa, a pesar de que de aquí en unos meses veremos niveles más altos”.