Si se cumple el acercamiento que se está comentando entre Iberdrola y Unión Fenosa no es de extrañar que se produzca, pero lo que sí sería de extrañar es que pasara por el filtro de la competencia.
Esta sorprendiendo lo que ocurre con el sector eléctrico, incluso con todo lo que huele a movimientos corporativos. Las noticias de fusiones y adquisiciones son capaces de mover al mercado en una dirección alcista llegando a marcar niveles incluso por encima de los 12.600 puntos, a tan sólo 200 puntos de los máximos históricos. Un pequeño inversor estaría con la boca abierta porque, aunque hay movimientos sorpresivos como el de Acciona, el mercado está barato y hay empresas que lo han detectado. Entre ellas las constructoras que se están posicionando en un sector estratégico, como es el energético. Aun así estas palabras son más para tirar hacia la prudencia que hacia las compras.