Los valores que están más estables y subiendo son los grandes bancos y Telefónica, que a raíz de los resultados todo el mundo la quiere tener en cartera y con rentabilidades en torno al 2-3% se hace imprescindible tenerla invertida.
Las caídas han sido fuertes pero sirven para reordenar las carteras después de unos años muy buenos. Vemos que en el rango de 11.00-11.500 puntos seguirá la volatilidad pero a estos precios va a entrar dinero y lo razonable es que podamos volver a máximos en los próximos 2-3 meses.