Ence alcanzó un EBITDA ajustado de 63,1 millones euros en el primer semestre de 2016. El beneficio neto en el periodo ascendió a 11,4 millones euros, lo que supuso una caída del 48,41% frente a los 22,1 del año anterior.

Este resultado de Ence se debe principalmente a la disminución de los precios medios de venta, tanto de la celulosa como de la electricidad generada en sus plantas de biomasa independientes, que ha sido parcialmente compensada por el incremento del 4% en el volumen de ventas de celulosa tras la ampliación de capacidad de su fábrica de Navia en 20.000 toneladas realizada en 2015. Ignacio de Colmenares, consejero delegado de Ence, destacó que “pese a los bajos precios de venta de celulosa, hemos sido capaces mantener una sólida generación de caja y de lograr un margen de EBITDA ajustado del 22%, lo que nos permite cubrir holgadamente las inversiones previstas y el compromiso de retribución de nuestros accionistas”.

Asimismo, se mostró confiado en que “los precios de la celulosa han tocado suelo en el segundo trimestre del año gracias al buen comportamiento de la demanda, lo que nos permitirá mejorar nuestros resultados en lo que queda de año”. Hay que destacar que la demanda mundial de la celulosa presentó en el semestre un fuerte crecimiento interanual del 4%, que en China fue del 16,3%.

Los resultados recogen un descenso del coste de producción unitario (cash cost) del 3,4% en el segundo trimestre en relación con el trimestre anterior.

De este modo, el cash cost se situaba al final del primer semestre en 366,8 €/t y se espera que siga descendiendo paulatinamente hasta los 350 €/t en el cuarto, tras las nuevas inversiones en eficiencia y aumento de capacidad adicional de la fábrica de Navia en otras 20.000 toneladas realizadas en la primera mitad de este año.

Ence ha continuado con su programa de desinversión de activos. En la primera mitad del año, la compañía ha acordado la venta de 1.547 hectáreas por un valor de 34,9 millones €, con una plusvalía estimada de 14 millones. En el 1er semestre se han cobrado 7,3 millones € y se prevé cobrar los 27,6 millones restantes en el 2º semestre.
 

Ence en bolsa
Estas cuentas llegan en un momento complicado para la acción, ya que acumula ocho sesiones de caídas consecutivas en las que ha perdido un 13% de su cotización. Además, se ha metido por debajo del retroceso de Fibonacci del 23,6% y va encaminado a los mínimos anuales en 2 euros. De hecho, si viaja a los mínimos anuales, se meterá por debajo de la directriz bajista de largo plazo.
 
El precio se acerca a zona de sobreventa, lo que podría propiciar un rebote. El primer nivel de resistencia importante pasaría en torno a los 2,40 euros, aunque Ence seguiría inmerso en un lateral que ya dura casi tres meses.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que todos los indicadores de Ence están en negativo, excepto la tendencia alcista de medio plazo, si bien esta tendencia corre peligro, pues la media de 14 sesiones está a punto de cortar a la baja a la de 40 y el precio ya se encuentra muy por debajo de ambas.