Enagás no ha visto alterado su rating pese a que podría perder un importante contrato en Perú. Sin embargo, en bolsa el valor sigue penalizado por la directriz bajista que le condiciona sus movimientos desde que marcara máximos históricos en verano.
 
La agencia Standard & Poor´s ha comunicado que sus calificaciones (ratings) y perspectivas (Outlook) sobre Enagás, (A- /Stable/ A-2) no se ven afectados por el anuncio por Enagás de que el Gobierno peruano puede dar por terminada la concesión del gasoducto del Sur del Perú al no producirse el cierre financiero en la fecha prevista.
 
Esta noticia llega en un momento clave para Enagás, pues el valor sigue sin superar la directriz bajista que le penaliza desde agosto. Además, para más INRI el precio se está dando de bruces desde mediados de diciembre con la zona de los 24,50 euros, marcada por el retroceso de Fibonacci del 23,6%. Si no logra superar este nivel, no podrá luchar por los máximos históricos en 27 euros que marcó en julio del año pasado. En cambio, si Enagás pierde el soporte de los 23 euros (38,25 de Fibonacci) corre el riesgo de caer hasta 21,50 euros.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran que Enagás está en situación bajista de largo plazo, pues desde los máximos históricos ha perdido un 6%. Sin embargo, en el medio plazo sigue siendo alcista, pues la media de 14 sesiones está por encima de la media de 40, aunque por debajo del precio. Además, el volumen ha decrecido en el largo y medio plazo, lo que afea su aspecto técnico.