Para verano mantenemos la tendencia lateral entre los 11.200 y los 11.600 puntos del Ibex, con mayor volatilidad y menor volumen de negocio, pero somos optimistas de cara a la segunda mitad del año. Con ello, debemos mantener posiciones defensivas en valores como Telefónica o Enagas.
Los resultados empresariales van a ser el elemento más importante a tener en cuenta en las próximas semanas. Comienzan en esta semana, pero la verdadera oleada llegará la próxima y se prolongará durante las dos siguientes. Debemos permanecer atentos a las estimaciones de la segunda mitad de año con el precio del petróleo escalando posiciones, la situación del dólar y el escenario de tipos al alza. Asimismo, cobra relevancia la intersección de los datos macroeconómicos con los micro: la referencia de los resultados estadounidenses; del IPC, el PIB... en Europa a corto plazo, y en España el comienzo de la huelga de Iberia y la inminente salida a Bolsa de BME.