Creemos que en el sector financiero hay más potencial, así como en el de telecomunicaciones y podría ser momento de apostar por pequeños y medianos valores sin que ello suponga una gran exposición de nuestra cartera a nivel global.
Seguimos en zona de máximos intentando romper los 14.450-14.500 puntos en el Ibex pero no terminamos de hacerlo. Todos los índices mundiales de relevancia están en máximos pero les falta el último empujón que podría venir después de la publicación del IPC norteamericano. Los resultados de Bankinter y Popular están muy en línea con las estimaciones ya que lo que pudiera tener algunos incrementos por un lado, por otro tiene menos importancia. Son buenas publicaciones pero, de alguna forma eran esperadas. Sobre nuestras apuestas, analizaría la situación global en la que estamos. No tenemos recortes ni volatilidad excesiva que nos hagan tener ciertos miedos. De cara a una exposición mayor o menos en Renta Variable esperaríamos a ver lo que ocurre esta tarde en Estados Unidos. La seguridad viene por la liquidez del sistema: el Banco de Japón no ha subido tipos y el diferencial entre los tipos de interés-crecimiento y resultados empresariales hace que incurramos en ese pequeño riesgo para entrar en Renta Variable. Creemos que en el sector financiero hay más potencial, así como en el de telecomunicaciones y podría ser momento de apostar por pequeños y medianos valores sin que ello suponga una gran exposición de nuestra cartera a nivel global.