Una vez concluya la OPA de Endesa, otras empresas del sector pueden sumirse en este tipo de acciones bien sea a través de actores nacionales o a través de internacionales. Pero es difícil especular puesto que todas las empresas han protagonizado alzas similares a las de la opada a pesar de no ser protagonistas del panorama empresarial. Lo que está claro es que las eléctricas pueden comportarse mejor que el resto de valores ante nuevas caídas.
Sin datos macro ni empresariales importantes y con el cierre negativo de Nueva York pero positivo para los mercados asiáticos, la sesión es difícilmente previsible. No obstante, lo más probable es que presenciemos una jornada de transición en que lo más importante es ver si el IGBM mantiene los 12.000 puntos o por el contrario persiste con las caídas.