En la combinación de un modelo cuantitativo con el análisis fundamental se basa el enfoque de inversión de BGF US Flexible Equito. Y es que como asegura Bob Doll, vicepresidente y CIO de la renta variable global de BlackRock y gestor del fondo BGF US Flexible Equity, el objetivo es proporcionar a los inversores

 una rentabilidad en hasta el 3% superior a la del índice de referencia del fondo mediante la inversión en compañías estadounidenses de gran capitalización.
La economía de Estados Unidos será la primera en salir de la recesión. ¿Cuales son sus perspectivas para 2010?

Los datos económicos siguen mostrando ciertos altibajos pero, en general, consideramos que la economía está evolucionando desde la recesión hacia lo que denominamos una recuperación con “crecimiento lento”. El dato de producto interior bruto (PIB) del tercer trimestre, publicado en octubre, muestra que la economía estadounidense creció a una tasa anual del 3,5%, la primera positiva del último año. Las cifras revelan un aumento del consumo privado, la inversión en vivienda y la inversión empresarial. Pero también ha habido datos decepcionantes. Tanto las empresas como los consumidores aún están excesivamente endeudados, y los niveles de confi anza de los consumidores son débiles, lo que puede atribuirse a la constante contracción del empleo. En general, sin embargo, predominan los datos que indican que la recesión ha terminado y la economía se encuentra en recuperación. De cara al futuro, prevemos unas tasas de crecimiento del producto interior bruto (PIB) del 3-4% en el segundo semestre de 2009 y del 2-3% en 2010.

¿Cuáles son los objetivos de inversión del BGF US Flexible Equity Fund?

Nuestro objetivo para el BGF US Flexible Equity Fund es proporcionar a los inversores una rentabilidad superior en 2-3 puntos porcentuales a la del índice de referencia declarado del fondo (el índice Russell 1000), a lo largo de un ciclo de mercado completo, mediante la inversión en compañías estadounidenses de gran capitalización.

¿Y su estilo de gestión?


El equipo intenta crear carteras diversificadas de compañías estadounidense de gran capitalización que, a nuestro juicio, batirán al mercado. Buscamos compañías bien gestionadas, con tasas elevadas de crecimiento de los beneficios y que coticen a valoraciones razonables. En nuestra opinión, estas son las característica que exhiben las compañías que generarán una rentabilidad a largo plazo superior a la del índice de referencia especificado (el índice Russell 1000®). El enfoque de inversión del US Flexible Equity Fund combina un modelo cuantitativo con el análisis fundamental. La estrategia se basa en la teoría de que la incorporación de factores de crecimiento/momentum y valoración a la disciplina en la selección de valores y la construcción de carteras proporcionará éxitos de inversión consistentes y repetibles. Desde su creación, el equipo ha aplicado un enfoque cuantitativo activo combinado con el análisis fundamental, con parámetros estrictos de construcción de carteras y controles de gestión del riesgo. Históricamente, nuestro modelo cuantitativo y el proceso de análisis fundamental han contribuido por igual a nuestros resultados.

¿En qué sectores invierte el US Flexible Equity Fund?


Las dos mayores sobreponderaciones actuales de la cartera corresponden a los sectores de energía y salud. También mantenemos sobreponderaciones, aunque menos significativas, en telecomunicaciones y materiales, y una ponderación neutral en tecnología de la información. Para financiar las sobreponderaciones, estamos infraponderados en sector financiero, consumo básico, consumo cíclico e industriales en menor medida.

¿Cuáles son dos de sus diez posiciones más importantes y por qué están en la cartera?


Yo destacaría Microsoft y UnitedHealth Group Inc. Microsoft se está benefi ciando del empuje del ciclo de varios productos (Windows 7, SQL Server, Offi ce 2010 y Xbox), que podrían crear oportunidades de aumento de los ingresos. También nos gusta la demanda casi inelástica de su cartera de productos, que genera unos flujos sólidos de ingresos recurrentes con fortaleza de precios. Pese al sólido posicionamiento competitivo de Microsoft, la valoración que refleja el precio de la acción está en línea con la de sus competidores de software. El mayor grado de incertidumbre política es la causa de una valoración muy oportunista (9x BPA futuro), que es extraordinariamente barata si se compara con la media de 10 años de la compañía. Las previsiones y el sentimiento con respecto a la compañía son excepcionalmente débiles. Cualquier escenario que no sea el “pesimista” probablemente dará lugar a un repunte de alivio del valor. En general, United Healthcare Group es el líder en tamaño de su sector con una base de clientes diversificada, y la visibilidad de los beneficios hasta el año 2011 parece relativamente sólida.

El US Flexible Equity Fund tiene más exposición al sector farmacéutico; ¿cuáles son las perspectivas de este sector que se encuentra en pleno proceso de reestructuración?


El sector salud es el segundo más sobreponderado de la cartera. Representa alrededor del 17%, con aproximadamente 450 puntos básicos más que en el índice Russell 1000. En una recuperación de “crecimiento lento”, deseamos tener algunos valores defensivos en nuestra cartera, y el sector salud nos ofrece un modo barato de apostar por esta protección. Aunque parece que la reforma sanitaria se abrirá paso en EE.UU, es probable que, en cuanto a los efectos negativos de la legislación sobre el sector, sea más el ruido que las nueces. Como consecuencia del temor a la reforma sanitaria, parece que el mercado muestra una desconexión entre las valoraciones deprimidas de las compañías y sus balances saneados y elevados niveles de cash fl ow libre.
El sector de la energía representa el 20% de la cartera; sin embargo, los expertos afirman que las compañías energéticas son las que muestran un peor comportamiento.

¿Por qué favorecen a las compañías de energía?


De cara a una recuperación cíclica, deseamos tener algunos recursos naturales en la cartera. Las economías mundiales vuelven a crecer y, en consecuencia, la demanda de energía está aumentando. Consideramos que el sector de la energía es una fuente atractiva de beta cíclica sin valoraciones ajustadas ni riesgos de balance.
Dentro del sector, preferimos las compañías de exploración y producción, y algunas de servicios que dependen de los mercados de petróleo y gas.