La huelga general es un coste que tenemos que asumir pero que, en términos de mercado e inversores, no cambia nada. En el muy corto plazo, “seguimos con mucha atención lo que ocurra en Grecia, posiblemente haya un acuerdo político pero queda saber cuáles serán los detalles, que normalmente cotizan de forma positiva en los mercados”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.
Este experto admite que en Estados Unidos también estamos pendientes de todo el tema del precipicio fiscal, los mercados están muy bien soportados “y el sentimiento de los inversores es muy positivo, por lo que el comportamiento de los mercados no será muy negativo. Si no hay noticias malas, podríamos tener una subida importante”, reconoce este experto en Radio Intereconomia.

En el mercado de divisas, Campuzano reconoce que hace unos meses “hablábamos de la zona de 1,30 para el euro dólar y ahora, tras los últimos recortes, hemos bajado hasta los 1,27-1,29 dólares. Si finalmente rompe estos niveles, deberíamos pensar en los 1,24. Sin embargo, seguimos pensando que los niveles anteriores también son factibles en los próximos meses”.

En el oro, cuando no tenemos muy claro dónde invertir los metales preciosos son un instrumento que responde a incertidumbre e inestabilidad, “que nos acompañarán durante un tiempo. No es un instrumento para invertir por parte de todo tipo de inversores sino que lleva un grado de especulación importante”, concluye.

España no es insolvente...pero se enfrenta a meses complicados

En cuanto a la evolución de la economía española, este experto reconoce que hemos tenido un verano "con cierta mejora temporal pero los indicadores de negocio del mes de octubre muerstran que la caída del cuatro trimestre, será superior al 0,3%. Es complicado, el ministro de economía habla de una mejora a largo plazo y posiblemente estemos de acuerdo pero es imprescindible que mejore la financiación de las empresas y que se diluya la incertidumbre a largo plazo". Sin embargo, el estratega de Citi en España tiene la impresión de los dos próximos meses "no serán buenos para la economía española".

España no es un país insolvente, lo que necesita es un colchón financiero, que Europa nos de cobertura y se conseguiría durante un tiempo largo hasta que los datos mostraran que realmente las medidas de ajuste están teniendo éxito. Esto nos daría cierta estabilidad en los interés de financiación, con lo que se beneficiaría el sector financiero. Además hay que recordar que esa ayuda da liquidez, lo que nos ayudaría a mejorar el déficit y flexibilizar la economía más a corto plazo.