La divisa mexicana cotiza en máximos de 7 semanas después de que el Senado del país haya comenzado a debatir la reforma energética.
La reforma del sector es una de las más importantes de las que ha planteado el gobierno de Enrique Peña Nieto y se ha iniciado antes de lo que planeaba el propio ejecutivo.

Así, el peso recupera posiciones y hoy cotiza en 0,777 en su cambio frente al dólar. De esta manera, se sitúa en máximos de casi dos meses recuperando parte del terreno perdido desde mayo, cuando Ben Bernanke avanzó que el tapering podría comenzar este mismo año.

MXNUSD diario

evolución diaria del MXNUSD


La reforma que propone el gobierno podría transformar tanto al sector de la energía en México, como al país en su conjunto, en opinión de los analistas de Morgan Stanley. De hecho, según estos analistas, los expertos creen que si sale adelante, sería positiva tanto para la divisa, como para la propia bolsa de valores del país. Así, pondría todas las condiciones necesarias para la atracción de inversión extranjera y la mejora de las finanzas públicas del país, que este año ha puesto en marcha también una reforma fiscal.

Según todos los medios del país, el documento que discute el senado mantiene la prohibición constitucional al modelo de concesiones, aunque abre la puerta a la inversión privada. También supone reformas a la empresa estatal mexicana Pemex que está bajo el monopolio  estatal durante más de 70 años.

Para sacar adelante estas reformas será necesario un cambio constitucional, ya que hasta ahora la carta magna prohíbe otorgar a particulares concesiones o contratos y delega la explotación de los hidrocarburos al estado.

El pasado mes de agosto el ejecutivo presentó una iniciativa que permitiría a Pemex realizar contratos a medias con empresas privadas. La reforma implicaría beneficios para el estado en forma de impuestos y para la propia Pemex, que desde 2004 hasta ahora ha reducido la producción diaria desde los 3,4 millones de barriles a los 2,5 actuales.

La propuesta que debate el senado establece objetivos de producción hasta 3 millones de barriles diarios en 2018 y 3,5 millones de barriles en 2025.

En Morgan Stanley consideran que tras un año convulso tanto para los políticos como para los inversores en México, creen que se ha llegado al “momento de la verdad”. Creen que la reforma de la energía podría pasarse y que una mejora en el objetivo de gasto público por parte del gobierno podría reactivas la economía. De esta manera, en esta firma consideran que aunque siguen existiendo riesgos

Así, apuntan que “en emergentes pensamos que hay que ser selectivo, apostando por países que hacen reformas frente a los que no. En un entorno de Tapering, solo los que cambien y se amolden podrán salir airosos del trance”.

Consecuencias de la posible reforma mexicana