"El mercado está intentando consolidar niveles pero con muchas amenazas, como elecciones en Italia , la segunda parte del fiscal cliff, amenazas de las agencias de rating, advertencias sobre la deuda japonesa si el gobierno no la controla a medio y largo plazo”.

En EEUU, ayer conocimos los resultados trimestrales de Alcoa, “que estuvieron en línea con lo esperado y un suave aumento de la previsión de crecimiento de la demanda”.

Sería bueno que entrara dinero de la renta fija a la variable porque las bolsas están infravaloradas. No obstante, esto daría lugar a riesgos, tensiones en los tipos de interés y quizás cambios en las medida de los banco centrales, especialmente de la Fed. En Europa esperamos una bajada de tipos, no para este jueves, pero sí próximamente, cosa que el mercado no está descontando”.

“Esperamos novedades, pero no se van a producir hasta marzo o abril. Hasta entonces, el mercado estará en stand by”.

En nuestro país, la tasa de ahorro de las familias toca niveles muy bajos. Campuzano reconoce que en términos generales “todos sabemos lo que ocurre con la renta disponible y en un contexto de caída de la misma, si hay impuestos, tenemos un escenario propicio para que las familias tengan que tirar del ahorro estable”. Estamos asistiendo a un proceso de desapalancamiento muy lento “que no tiene que ver con lo que tenemos en EEUU, donde los términos de renta disponible son mucho mayores, lo que refleja que no debemos confiar en el consumo privado para tirar de la economía sino de la demanda interna”. España es una economía abierta, bastante bien lo están haciendo las empresas, pero tenemos un proceso de digerir los desequilibrios y por tanto necesitamos un cambio en las condiciones de financiación.

Tenemos una economía que ha pasado a tener déficit por cuenta corriente estable en el 16%, a tener una capacidad de financiación que esconde tres factores: ajuste familiar, empresarial y del sector financiero y necesidades financieras del sector público.

Está bien que veamos este proceso estructural pero no es a corto plazo. “Las bondades que se producen es en términos de expectativas pero hace falta que la confianza en el euro mejore y así mejorará el resto. Es fundamental que todo ello coincida con un desapalancamiento de la economía española. Está muy bien que pensemos que la economía está buscando un suelo…pero podemos estar en un suelo durante un tiempo”, explica este experto.
En cuanto a la bolsa española, Campuzano piensa que va a ser un año muy bueno para las bolsas internacionales pero consideramos que la crisis del euro no está resuelta. “Hay muchos temas que se tienen que fijar y sobre todo lo que tenemos no es tanto foco en España sino en Francia, Alemania…que podrían generar más tensiones de nuevo. Desde el punto de vista de trading, apostar por España pero a más largo plazo, Estados Unidos y las bolsas asiáticas es lo más recomendable”, concluye en Radio Intereconomia.