“La mano de los bancos centrales es la que está justificando las alzas de los mercados”.

Muestra de esta teoría es que “el viernes EEUU reaccionó al alza a unos mejores datos de empleo de lo esperado, sin embargo, ayer el dato de crédito al consumo fue un dato muy débil, como 4 veces menos de lo esperado, pero el mercado también reaccionó alcista. Parece que el mercado se ha vuelto insensible a los datos macro. La inyección de liquidez está siendo importante, pero la emisión de papel no”.

En EEUU las previsiones de los resultados empresariales ya partían de una expectativa bastante débil. Estamos viendo un crecimiento de los beneficios del 2,5% pero, quitando el sector bancario, son del 1,5%”.

“Sigo pensando que el mercado anticipa para la última parte del año crecimientos de dos dígitos y una aceleración de la economía de ese calibre me parece improbable. El mercado está anticipando demasiadas cosas”.


Declaraciones a Radio Intereconomía