La corrección ha tardado mucho en llegar a los mercados y la violencia que ha tenido no ha dado tiempo a los gestores para poder salirse del mercado a tiempo, ha asegurado Martí Pachamé, responsable de gestión de patrimonios de GVC en declaraciones en Intereconomía. Indica que el mayor enemigo del mercado es el propio mercado y para entrar se necesita sangre fría y nervios de acero.
La mayoría de los inversores están ganando menos de lo que ganaron la semana pasada, pero podemos sacar varias conclusiones:  La corrección ha tardado mucho en llegar pues desde el mes de junio el mercado no ha hecho más que subir, y el mayor enemigo del mercado es el propio mercado.  La violencia de la corrección, en la que no ha dado tiempo a los gestores a salir, pues se esperaban ciertos rebotes y no se ha dado la oportunidad. Estamos viendo un mercado más sofisticado, el dinero se lo va pensando antes de entrar y el ajuste que estamos viendo viene vía derivados, por eso la violencia de las correcciones.  El origen que está determinado por las declaraciones de Greenspam donde hablaba de la recesión americana que nosotros creíamos que iba a venir de unas graves consecuencias del petróleo pero no ha sido así ha venido por China y hemos tenido un ajuste de mercado. Para entrar en los mercados necesitamos sangre fría y nervios de acero para empezar. La valoración que hay que hacer es positiva, vemos cierta ralentización en EEUU pero tenemos una posición inmejorable de las compañías, crecimientos de los beneficios muy fuertes. Aunque el escenario es propicio para las bolsas estamos en un ajuste. Las valoraciones parecen más atractivas que hace una semana pero el mercado está en ese proceso de ajuste, recomendamos estar a la espera y cuando el mercado se estabilice hay que ponerse en niveles por debajo de los 13.500 puntos la bolsa empieza a estar muy atractiva y será momento de entrar. Hay que ser muy disciplinado, iremos comprando y una política muy acertada es entrar en valores muy sólidos con rentabilidad por dividendo muy buena: Telefónica, los dos grandes bancos y valores grandes que lo van a hacer bien son apuestas pero me iría de los ‘chicharros’ en estos momentos.