Era la crónica de una muerte anunciada…y el Ibex35 ha cumplido: pierde más del 2% y despide los 8.000 puntos. Ahora, dicen los expertos, el objetivo que se plantea el índice está en los 7.500 puntos. Escenario bajista que no cambiará hasta que recupere los 8.600 puntos.
 

De nuevo sigue la inestabilidad en torno a los índices del viejo continente, en general, y el Ibex35, en particular. A la pérdida de más del 4% con la que cerró ayer el selectivo español se suma la penalización del 2% que experimenta hoy el Ibex35 y que le lleva a cotizar por debajo de los 8.000 puntos. ¿Y ahora?  Pues ahora, según el gráfico que muestra Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión “la tendencia sigue siendo incuestionablemente bajista hasta que el selectivo  no sea capaz de recuperar los 8.600 puntos”.  Un objetivo que se antoja ambicioso – teniendo en cuenta que tendría que subir más del 8% desde los precios actuales – y que hace mirar hacia los 7.508-7.496 enteros. (Ver: Análisis Cartera Ibex35: sale Acciona, no buscamos sustituto)



Una lectura que confirma José Antonio González, analista de Estrategias de inversión en un entorno donde las dudas no nos deben hacer olvidar “que la falta de sangre por parte de los alcistas habilita el escenario bajista de continuación con objetivo hasta los 7.500 puntos”. (Ver: Pull Back a la resistencia de los 8.206 puntos)

Pero ¿qué está justificando las caídas de hoy? José Luis Cárpatos, analista independiente reconoce que “el mercado no tiene las ideas claras y por eso pasa de positivo a negativo en un abrir y cerrar de ojos, pero lo que sí hay claras, son un par de ideas a día de hoy”. La primera es la penalización del sector de recursos básicos, la segunda, la penalización del sector energético (Ver: El sector de recursos básicos y petroleras entra en un terreno peligroso). Una tercera – quizás la más importante – es la fuerte caída que experimenta el sector financiero.

Lo hace con la vista puesta en los bonos Contingentes obligatoriamente convertibles – CoCos- que estarían mostrando que estamos en un movimiento de pánico generalizado, especialmente cuando se habla de las manos fuertes. El gráfico inferior de Reuters muestra los bonos de Unicredit (Italia), Deutsche Bank (Alemania) y Santander (España).



El entorno ha aumentado el miedo a los bancos, que evidentemente “como sigan cayendo podrían empezar en algunos casos a hacer saltar los niveles a partir de los cuales llega la conversión forzosa, que evidentemente la mayoría de tenedores no quiere ver ni en pintura”, reconoce Cárpatos. (Ver: Situación intradía: dos palabras, volatilidad y bancos). El problema para los bancos, cuenta este experto, es que nos estamos condenando a muchísimo más tiempo de tipos cero, negativos o como lo queramos llamar. Mucho más tiempo. “Y la banca no tiene margen, no tiene rentabilidad, y no puede desarrollar su negocio habitual. Y todo esto encima en un entorno difícil y con mucha morosidad encima por la crisis reciente”. Así no es de extrañar que los tenedores de los COCOs, estén temiendo realmente que viene el COCO. Y otro invento más bancario que puede terminar dando problemas. Realmente no es una cuestión de que sea el producto X, Y o Z, es que los bancos llevan muchos años con problemas, y cualquiera que les financie pues corre bastante riesgo, use el instrumento que use. 

La banca, la más penalizada

Con este dibujo no sorprende ver a títulos como Banco Sabadell perdiendo más de cinco puntos porcentuales – spor debajo de los 1.44 euros- o incluso a Bankinter y Santander retrocediendo más de tres puntos porcentuales.  BBVA no es excepción – pierde más de un 3% y cotiza sobre los 5.4020 euros – mientras que los títulos de Bankia son los tienen pérdidas más “ligeras” del 1,88%, hasta los 0.7850 euros.

Aunque la penalización más alta se la llevan los títulos de ArcelorMittal y OHL. La primera cede más del 10% a media sesión y cotiza en los 2,8790 euros. Por su  parte, la constructora retrocede en torno a siete puntos porcentuales y cotiza en los 4.3910 euros por acción.