El Ibex35 cerró la sesión ligeramente en positivo sobre los 10.200 puntos. Se cerró así una sesión en la que de nuevo los datos macro provocaron dudas en los índices – con el ZEW en el nivel más bajo de los últimos cuatro años – y con una subasta del Tesoro que tuvo que resolverse a una rentabilidad mayor. En el mercado de divisas, el euro cerró en los 1.2663 dólares con el crudo en los 88 dólares por barril.

El mercado español consiguió cerrar la jornada ligeramente en positivo y, al ritmo del 0.17%, mercó en los 10.204 puntos su último nivel. Los expertos reconocen que hasta que el mercado español no recorte por debajo de los 9.850 puntos no habrá motivo de preocupación ante un desplome. Aunque esa caída podrían estar anticipándola dos índices: el DAX, que cotiza por debajo de los 8.900 puntos y el S&P500, después de traspasar la frontera de los 9.000 puntos. Antiguos soportes que se ha visto perforados advirtiendo de lo que podría ser una caída mucho más severa. Y además, el VIX. Tal y como adelanta José luis Cárpatos, analista independiente “el índice ha subido bastante en los últimos días. (…) Si seguimos en estructura alcista como desde 2012, las subidas del VIX por encima de 20 como ha sido el caso actual han supuesto siempre amplios pull back, muy aprovechables. Pero claro, si se ha roto la estructura alcista, cosa que aún no sabemos y nos espera un buen susto como el 2011, podía ser una buena referencia como se ve en el gráfico el nivel 27 del Ibex. Podríamos presuponer que si pasa de ahí, las cosas se van a complicar y nos espera un largo período de bajadas. Y cuidado porque el VIX está por encima de 24”. (Ver: Situación intradía, el paciente está en la UVI)

La parte “macro” de la jornada tampoco sirvió de apoyo, a cuenta de un ZEW que dejó entrever que Alemania sigue perdiendo su calificación de “motor” de Europa. Por componentes; el de situación actual ha retrocedido desde los 25,4 puntos hasta los 3,2 puntos, su nivel más bajo en más de cuatro años (JUN10), mientras que el de expectativas se sitúa en terreno negativo al ceder desde los 6,9 puntos hasta los -3,6 puntos, mínimos desde NOV12.

Entre los valores que más posiciones perdieron en la sesión, Sacyr se dejó más de un 2.5%, lo que le llevó a cotizar en los 3.5370 euros por acción. Abengoa B y DIA cotizaron con pérdidas de más de un punto porcentual que les llevaron hasta los 3.0300 euros y los 4.8800 euros, respectivamente. Entre los números rojos también los de BBVA – que cerró con un descuento del 0.48% que le llevó hasta los 9.0290 euros –y los de Telefónica, que mañana comenzará a cotizar desde los 11.69 euros por acción. Por su parte, las acciones de Banco Santander no consiguieron salvar los positivos y cerraron en los 7.1490 euros por acción.

Los mayores positivos de la jornada se los llevaron los títulos de IAG que, al ritmo del 4%, cerró en los 4.2780 euros. OHL y Grifols, con subidas de más de dos puntos porcentuales, mañana arrancarán la sesión desde los 25.2500 euros y los 29.9850 euros, respectivamente. La banca, que se ha mantenido en negativo durante gran parte de la sesión, consiguió cerrar en positivo. De hecho, las acciones de Banco Popular se animaron con subidas del 2.3% que le llevaron hasta los 4.8270 euros. Caixabank y Sabadell sumaron un punto porcentual a su cotización, que cerró en los 2.2130 euros y los 2.2150 euros en tanto que las acciones de Bankinter cerraron con avances, en los 6.5670 euros.

Del resto de pesos pesados de la jornada, Iberdrola sumó un 0.4% y cerró en los 5.4650 euros. Los títulos de Inditex cerraron planos en los 20.66 euros en tanto que los títulos de Repsol cotizaron en números rojos y, con pérdidas de más de un punto porcentual, marcaron en los 17.31 euros su último precio.