El selectivo español vuelve a ser el índice europeo más castigado de Europa, con unas caídas que han superado el 2,95% y que han dejado al Ibex en 8.528 puntos. Los descensos han estado propagados, de nuevo, por una profunda caída del petróleo.
 
La jornada ha sido tan negativa que ni un solo valor ha acabado en verde. La compañía que peor se ha comportado ha sido Sacyr, que se ha dejado un 7,91%, seguida de OHL, que se ha apuntado descensos de un 7,24%. Entre las grandes han sido los bancos los que más han sufrido. El Santander ha caído un 5,15%, el BBVA se ha dejado un 3,52 y CaixaBank ha cerrado con descensos de un 6,27%.

Tras estas caídas, el índice se sitúa en los niveles de mediados del mes pasado. Carpatos, en su sección explica que “la sensación que despierta el mercado es que por un lado, en el corto plazo, estamos viviendo una especie de “el día de la marmota”, pues todo gira alrededor de los problemas del crudo que tienen extensión hasta alcanzar la mala situación económica de China”.

El precio del barril de Brent ha acabado la jornada en  poco más de 33 euros, lo que ha hecho sospechar en algunos momentos en la posibilidad de que pudiera volver a bajar de la cota de 30. Todo porque de nuevo Rusia ha dejado caer en el mercado algunos comentarios que daban a entender que había establecido contactos con Arabia Saudita para rebajar las cuotas, aunque los portavoces árabes han tardado poco en desmentir esos acercamientos.

Tampoco han sido positivos los resultados empresariales, con unos datos malísimos de nombres como UBS que se ha dejado un 8% en la sesión o BP, que ha publicado pérdidas de 5.200 millones de dólares el año pasado con lo que ha anunciado el despido de un 17% de su plantilla.

Cárpatos explica también que “se teme que haya similitudes entre el mercado que estamos viendo ahora con los de años pasados, entrando en una situación de duda acerca de la fortaleza de la economía, y más de la de Estados Unidos por tener a la Reserva Federal metida en un ciclo de subida de tipos cuando el resto de bancos centrales importantes están apuntando a todo lo contrario”.

Al iniciarse la sesión José Antonio González explicaba que los 8.600 puntos actuarían como soporte para detener el impulso bajista iniciado tras la subasta de apertura. Posteriormente hemos visto como se perforaba ese nivel y el experto explicaba que  “la resolución bajista de ese nivel habilitaría una continuidad por parte del avance de las ventas hasta los 8.513 puntos”.

grafico ibex jose antonio

Por si fuera poco, la apertura de Wall Street tampoco ha sido positiva y los principales índices acumulan descensos de más de un 1% por las mismas razones, petróleo y resultados.

QUIZÁ LE INTERESA LEER:
El Ibex 35 con potencial de un 20%, según el consenso
Cuatro acciones para un rebote
Acciones refugio para cobijarse de los peligros de la bolsa