El Ibex35 cierra la semana en positivo, por los pelos. Una revalorización del 0.13% que le llevó al nivel de los 10306 puntos y que, en esta última sesión, se dejó un 1.49%. Una caída que vino derivada de los números rojos de IAG y Bankinter, con más de tres puntos porcentuales de caída y que no recogió la subida del rating de Fitch a España, hasta BB+ con perspectiva estable. Se cierra una semana en la que el euro se despidió en los 1.3840 dólares y la prima de riesgo en los 159 puntos básicos. 

Jornada de números rojos en la renta variable nacional que vuelve a alejar la posibilidad de que viajar a los 11000 puntos. El selectivo despidió la sesión con una caída del 1.49% que, en términos semanales, le llevó a subir cerca de un 0.13%. Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión reconoce que “el mes pasado por estas fechas comentábamos que el fondo de mercado mejoraba aunque el precio continuara estancado en torno a los 10.000 puntos. En las últimas semanas hemos asistido a un nuevo máximo anual que permite que la serie de precios continúe construyendo una estructura de máximos / mínimos crecientes. A la vez, el efectivo negociado y el volumen de contratación mantienen su senda creciente a medida que la volatilidad continúa normalizándose. Con esta combinación podríamos decir que el fondo de mercado mejora y el precio comienza a recogerlo”. (Ver: El fondo mejora y el precio comienza a reflejarlo)

En la jornada de hoy, valores como IAG o Bankinter sufrieron penalizaciones de más de tres puntos porcentuales. La aerolínea cerró en los 4.8560 euros en tanto que las acciones de la entidad sufrieron caídas de más del 3.3%, lo que les llevó hasta los 5.5380 euros por acción. A pocos pasos, los bancos. De hecho, las acciones de Banco Popular se vieron penalizadas con caídas de más del 2.4%, con lo que el próximo lunes comenzarán a cotizar desde los 5.3920 euros por acción. Caixabank tuvo las mismas caídas – del 2.5%- en tanto que las acciones de Banco Sabadell sufrieron una penalización del 1.6% que le arrastró de nuevo a la zona de 2.4010 euros.

¿Y los grandes? Más de lo mismo. Las acciones de BBVA descontaron más del 2% de su precio, hasta los 8.8130 euros por acción. Su homóloga cántabra experimentó caídas algo más livianas del 1.7% que le llevaron hasta los 6.9770 euros. Las acciones de Telefónica tampoco consiguieron salir de los números rojos, cerraron en los 11.8450 euros por acción. Por su parte, Repsol e Inditex se vieron perjudicados con caídas de más de medio punto porcentual, hasta los 18.9100 euros y los 107.05 euros, respectivamente.

Unas caídas que no fueron superadas tan sólo por las acciones Técnicas Reunidas y Amadeus. La primera cerró con una revalorización del 0.04% que le llevó hasta los 42.5550 euros en tanto que el gestor aeroportuario comenzará el próximo lunes a cotizar desde los 29.9550 euros.