Está pasando algo bueno dentro de todo lo malo que sucede. Lo bueno es que dentro de Europa, se va a poner de manifiesto si un país es Alemania o no. “Si no lo eres probablemente tengas problemas para vender tu deuda y generar confianza. Se está poniendo de relieve que ya el problema no sólo es España, es el conjunto de la Eurozona el que tiene problemas”, explica Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.
Este experto admite en Radio Intereconomía que la obsesión por la austeridad “tiene que permanecer pero al no ser un grupo de países aislados sino el conjunto de la Eurozona la que tiene problemas pues el panorama cambia. Esto se globaliza, afecta a alguien incluso que quiere ser reelegido en Estados Unidos y en la medida en que se haga un problema de conjunto y afecte a Estados Unidos, esto se solucionará con relativa rapidez”. Lo que sucede es que aparte de la austeridad hay que hacer “un segundo plan Marshall para la Eurozona porque esto es tan grave como las dificultades después de la segunda guerra mundial para salir adelante”. Esto es muy bueno para España porque nos pilla en un momento en que estamos llevando a cabo medidas estructurales.

Si en este proceso se tiene un relativo éxito, es el momento en que uno tiene que estar diseñando su futuro en términos de cartera. No España, pero Estados Unidos o Alemania pueden ser alguna opción para incorporar.