El Consejo de Ministros aprobó hoy el Plan Moto-E, que contempla ayudas para la adquisición de motocicletas y ciclomotores por un importe máximo de 500 euros, y que está dotado con un presupuesto de nueve millones de euros. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, indicó que el Ejecutivo central aportará entre 75 y 250 euros a las ayudas, que pueden ser complementadas por los fabricantes de motos y ciclomotores hasta sumar 500 euros.
Al plan, que estará vigente hasta finales de julio de 2010, también pueden incorporarse las comunidades autónomas, según detalló De la Vega, quien recordó que la iniciativa parte de un compromiso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El Plan Moto-E tiene el doble objetivo, según la vicepresidenta, de incentivar "un importante sector de la economía española, incluyendo el mantenimiento del empleo, y favorecer la renovación del parque de motocicletas y ciclomotores con vehículos más seguros y menos contaminantes".