Los hogares españoles han consumido productos de consumo básico por valor de 66.700 millones de euros, un 4,6% más que en 2007, lo que supone el crecimiento más bajo en lo que va de siglo y que, descontado el efecto precio, sólo se ha comprado un 0,1% más que en 2007, según el Anuario Nielsen 2009. Por categorías, los hogares se han gastado un 6,5% más en alimentación envasada, que representan el 48,9% del gasto en productos básicos, aunque casi todo este crecimiento se debe a la subida de precios (6,2%), por lo que en volumen sólo han consumido un 0,4% más. Le siguen los productos frescos, con un peso del 36,2% en el total del mercado y cuyo consumo por parte de los hogares se mantiene estable, ya que han experimentado un aumento de las ventas del 3%, el mismo porcentaje en el que ha subido los precios.
Según el estudio de AC Nielsen, los hogares españoles gastaron en droguería y perfumería, cuyo peso en el total del mercado de productos básicos es del 14,9%, un 2% más en valor por el efecto de la subida de precios (del 3,3%), pero en volumen compraron un 1,3% menos que en 2007.

Los productos de marca blanca, en los que los hogares españoles se han gastado 11.550 millones de euros en 2008, han experimentado un crecimiento del 11% respecto a 2007, y han ganado tres puntos de cuota de mercado ya que, en la actualidad, de cada cien productos que se compran, 29 son de marca del distribuidor.

En este sentido, los datos de las últimas 13 semanas (con cierre a 4 de enero de 2009) alinean a los hogares españoles con los de Alemania, donde las marcas blancas cuentan con una penetración del 30,4%, o de Francia con el 30%, ya que en dicho periodo la media de penetración en España ha ascendido hasta el 30,2%.

Por gama de productos, la mayor penetración de la marca blanca se ha registrado en el capítulo de droguería y perfumería, donde de cada cien productos que se venden 41 son de marca de distribución (frente al 37,6% que representaban un año antes), y en alimentación, el peso de la marca blanca también ha escalado posiciones hasta el 28,8% en 2008, frente al 25,9% de 2007.

En el lado contrario, uno de los capítulos donde este tipo de marca cuenta con menor penetración es el de bebidas, donde en 2008 han copado un 15,5%, si bien supone un aumento respecto al 13,6% que representaban un año antes.

Según el responsable del estudio, José Ramón Díaz, el mercado se ha comportado el pasado año como en 2000, cuando los productos básicos experimentaban una subida de precios por los preparativos de la entrada del euro, dentro del marco de bajo consumo.

Además, el responsable de AC Nielsen España, José Luis García, ha explicado que la retracción del consumo de los hogares se ha hecho más patente en el último trimestre de 2008, cuando el crecimiento en volumen ha registrado avances sólo del 0,1%, en una época tradicional de fuerte consumo por coincidir con las Navidades.

Esta situación, según el anuario, también ha provocado que los precios redujeran en el último trimestre su crecimiento al pasar de tasas del 7,1% en el primer trimestre al 3,4%.

La crisis ha incidido de lleno también en el sector de electrodomésticos, tanto por la caída de mercado inmobiliario que afecta al equipamiento como por la decisión de los hogares de postergar las compras de producto de mayor valor, lo que ha provocado una caída del 15% en 2008, hasta los 7.349 millones.

Dentro de este capítulo, las mayores caídas se han producido en aparatos de aire acondicionado (-40,1%), seguido de la telefonía móvil (-18,5%); imagen y sonido (-13%); los productos de marca blanca (-11%), y el resto lo han hecho en un 6%.

El consumo de juguetes tradiciones (sin incluir consolas ni vídeojuegos) ha aumentado un 1,1%, hasta los 745 millones, y es significativo que cerca del 70% de estas ventas se ha concentrado en la campaña de Navidad.

La venta de consolas, por su parte, ha descendido en 2008 hasta los 461,9 millones, un 2,9% menos respecto a 2007, en una tendencia explicada por la falta de lanzamientos nuevos en 2008 y la fuerte subida que se había registrado en 2007, cuando se produjo un aumento del 63,5% de las ventas.

Durante el pasado año ha revalidado su liderazgo como libro más vendido "El niño con el pijama de rayas", de John Boyne con una cuota del 4,8%, seguido de "El juego del ángel" (con el 4%), de Carlos Ruiz Zafón y de "Un mundo sin fin" de Ken Follett (3,3%).