Considera que ni la confianza de los agentes ni los indicadores reales se han resentido en la primera parte del año y solo queda esperar que el consumo privado tome el testigo de la inversión empresarial , que ha sido uno de los grandes motores del crecimiento los últimos trimestres. Dicho consumo debe recuperarse y mostrar más dinamismo obedeciendo al buen comportamiento del mercado laboral. Por último, asegura que las subidas de tipos de interés del BCE no van a ser muy agresivas desde los niveles actuales y no pueden afectar muy negativamente a Alemania porque su consumidor es muy ahorrador. Encontramos elementos para pensar que no van a resultar lesivas para el crecimiento de la economía alemana.