A través de una carta el Banco Central Europeo ha aumentado las necesidades de capital de Monte dei Paschi di Siena hasta los 8.800 millones de euros desde los 5.000 millones de euros anteriores y después de fracasar en su intento de ampliación de capital. El sector bancario europeo cae en su conjunto.
 
A través de una carta de la institución monetaria de la Unión Europea, enviada al ministerio de economía italiano, el Banco Central Europeo, apunta que la posición de liquidez de Monte dei Paschi ha tenido un importante deterioro en el último mes. En concreto entre el 30 de noviembre y el 21 de diciembre. Por ello, la necesidad de capital de la entidad financiera se habría incrementado hasta los 8.800 millones de euros, desde los 5.000 millones de euros que en principio se había previsto.

El organismo europeo alude a la capacidad compensatoria del banco Toscano se ha reducido hasta 8.100 millones de euros, en comparación con los 14.600 millones de euros de antes, al mismo tiempo que la liquidez neta a un mes del banco ha caído desde 12.100 millones de euros, hasta 7.700 millones de euros. Esto supone sobre el 4,78% de la actividad total de la entidad bancaria.

A lo largo de la madrugada del pasado viernes, día 23 de diciembre, el gobierno italiano con Paolo Gentiloni a la cabeza, dio el visto bueno a un decreto para la creación de un fondo de rescate de hasta 20.000 millones de euros que se destinarían al saneamiento de Monte dei Paschi, además de a otras entidades italianas. Con esta inyección se conseguiría sanear el capital de los bancos con peores perspectivas.

Cabe recordar que Monte dei Paschi fue incpazaz de encontrar grandes inversores para sacar adelante su ampliación de capital y así llevar a cabo su recapitalización. Así, se quedó a falta de 2.069 millones para completar su alzamiento de capital por valor de 5.000 millones, lo que forzó la intervención del Gobierno, quien ya posee el 4% del accionariado de Monte dei Paschi.

No obstante, la inyección de 20.000 millones de euros en el sistema financiero transalpino podría elevar la ratio de deuda de Italia, actualmente la segunda mayor de la zona euro, sólo por detrás de Grecia, hasta el 134% del PIB en 2017, frente al objetivo inicial de Roma de reducir la carga al 132% del PIB.

Así, el sector bancario europeo ha reaccionado a la información con caídas generalizadas. Monte dei Paschi desciende más del 2%, después de las últimas caídas del pasado viernes de más del 17% tras la fracasada ampliación de capital. En relación a los bancos españoles, todos están en terreno negativo, con Santander y BBVA a la cabeza con retrocesos de entorno a medio punto porcentual.