Alemania, queriendo hacer un fin último justificable desde el punto de vista político, está aplicando medidas que son inaceptables. Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter explica por qué el BCE no puede estar secuestrado.

Creo que lo que tienen que hablar es si quieren seguir adelante con el proyecto del euro, en qué condiciones y que tomen las medidas que sean. “Me temo que hoy en el G-20 están sucediendo pocas cosa. El único interlocutor capaz de interferir en Alemania es Estados Unido, sí lo puede hacer política y económicamente pero no creo que su papel tenga que ser tan fuerte como para hacer interceder a Alemania”, explica Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.

España no tiene ningún racional, control del déficit lo vamos consiguiendo “pero la prima de riesgo intenta doblegar a cada uno de los países y esto no se frenará hasta que llegue a París. Alemania teniendo un fin último justificable desde el punto de vista político, está aplicando medidas que son inaceptables y los tiempos están mal calculados. Y queriendo construir algo que merece la pena se lo puede cargar por las medidas”.

La responsabilidad del paro la tenemos nosotros, nosotros elegimos quién dirige nuestro destino pero podemos echar las culpas. "Lo peor de un mercado de trabajo con 5 millones de desempleados es que creas dos sociedades distintas, por lo que somos responsables de lo que ha pasado y somos responsables de cambiarlo y para eso necesitamos que el BCE nos apoye. El BCE es nuestro, eso no hay que olvidarlo"., explica en Radio Intereconomia.

La política del BCE nos permite ganar tiempo y además “tomar las medidas y esperar que surtan efecto”. Por eso “un banco central no puede estar secuestrado”.