No ha habido sorpresas en el comunicado de política monetaria del BCE. La institución monetaria ha mantenido los tipos en el 0% y la facilidad de depósito en -0,40%. Además, ha respondido a las dudas de los mercados, mantendrá el QE más allá de marzo de 2017, “si es necesario”.
 
Nadie pensaba que el BCE iba a utilizar esta reunión de octubre para anunciar cambios en su política monetaria. Todo lo contrario, se esperaba continuidad. Eso sí, lo que esperaba el mercado es que el organismo que preside Mario Draghi saliese al paso sobre los rumores que apuntaban hacia un posible tapering en marzo. Es decir, que comenzase la retirada de estímulos a la economía en apenas cinco meses. En la actualidad se destinan 80.000 millones de euros a adquirir bonos soberanos y de compañías europeas.

En principio, el BCE ya ha extendido el periodo de compras mensuales de activos en una ocasión. Cuando se anunció el programa QE se hizo con una fecha tope de septiembre de 2016, pero las circunstancias llevaron a la institución a extender ese periodo hasta marzo del próximo año. Eso sí, Mario Draghi siempre ha explicado que esta política se mantendrá hasta que “sea necesario” y eso es lo que ha reiterado el banco central en su comunicado de hoy.

Además, en el comunicado se ha añadido que “seguirá en marcha hasta que se observe un ajuste sostenido en la senda de la inflación consistente con los objetivos de la autoridad monetaria”.
 
El tapering será, probablemente, uno de los temas principales a tratar durante la rueda de prensa que se celebrará a partir de las 14.30h. Nadie espera más anuncios hasta la reunión de septiembre, aunque con el carismático presidente italiano del BCE, nunca se sabe.
 
Tras el comunicado no ha habido ningún cambio en la evolución de las bolsas  europeas y, de hecho, los bancos siguen siendo los principales valores de hoy en el Ibex 35.