La descorrelación se ha hecho patente en una jornada en la que la bolsa española lucha por batir resistencias, mientras Wall Street impulsa al índice tecnológico hacia nuevas cotas. 
 
La bolsa neoyorquina ha decidido entrar en la semana pisando fuerte. Así, el Dow Jones conserva los 16.000 puntos con un S&P 500 por encima de los 1.800 y, mientras, el tecnológico Nasdaq tontea con los 4.000 puntos, máximo de los últimos trece años. 

En Europa, salvo Italia que cierra en rojo la sesión, las bolsas francesa y germana se colocan del lado de las ganancias, especialmente importantes en el mercado de Fráncfort con una subida del 0,8% que lleva al Dax a las puertas de los 9.300 puntos. 


Ibex 35
La bolsa española toma rumbo en solitario la primera sesión de la semana quizás motivada por las previsiones lanzadas por el Banco de España en las que duda de la capacidad del país para ajustarse al techo de déficit marcado por Bruselas en el 6,5%. 

Esto ha hecho repuntar a la prima de riesgo hasta el nivel de los 243 puntos básicos, cuando partía de los 236 pb, mientras que el bono español se coloca en el 4,161% de rentabilidad exigida. 

La volatilidad clásica de ciertas jornadas se ha apoderado del selectivo pues no ha cesado en moverse del lado rojo al verde de la tabla durante toda la sesión. Finalmente, el Ibex 35 se lanza a por las ganancias, con una subida del 0,18% hasta los 9.689  puntos

Hay dos compañías que se han disputado el liderazgo de la sesión: Mediaset, que cierra finalmente con un alza del 3,93%, e IAG, beneficiada por la caída del precio del crudo a su mínimo de las tres últimas semanas, con un avance del 2,18%. 

Lo que ha estado claro a lo largo de la jornada ha sido el farolillo rojo que ha ido a parar al Banco Popular con una caída finalmente del 1,81% hasta los 4,12 euros por acción. Sin embargo, dentro de los grandes valores, Repsol sufre el efecto contrario que IAG debido al acuerdo alcanzado por las potencias internacionales con Irán y es uno de los valores más bajistas, con un recorte del 1,07%.

Los 'blue chips' han decidido dividirse a ambos lados de la tabla y, de este modo, los bancos se suman a las ganancias, especialmente BBVA que se anota una subida del 0,72% -mientras el Banco Santander es más discreto en su 0,19% de revalorización-. Y lo hacen junto a Iberdrola  que avanza el 0,15%. 

Telefónica e Inditexoptan, sin embargo, por arrimarse a la petrolera de Brufau con tímidos recortes del 0,33% en el caso de la teleoperadora y otro 0,13% que se deja la firma de Amancio Ortega.