El 60% de los españoles se muestra reticente a comprar, un porcentaje que se sitúa entre los más elevados de la Unión Europea, según la consultora Experian, que indica también que los centros comerciales capean mejor el temporal que los establecimientos minoristas. La retracción en el consumo afecta a toda la Unión Europea y los españoles están solo por detrás de italianos y franceses, mientras que la media en Europa de reticentes al consumo está en el 57 por ciento. En cuanto a la afluencia a los centros comerciales, los datos de Experian FootFall muestran que la afluencia acumulada hasta septiembre se sitúa tan sólo a un 0,8% por encima del periodo enero-septiembre 2007.
El dato, agrega el informe, resulta especialmente preocupante si tenemos en cuenta que en septiembre 2007, este acumulado mostraba un aumento del 3,5%.

En las zonas urbanas, destaca la preferencia por los establecimientos cerca del domicilio y el interés creciente, un 42% por encima de la media nacional, de las compras en los mercados tradicionales.

Los habitantes de las áreas turísticas son quienes más eligen los supermercados e hipermercados de la periferia, y quienes viven en zonas agrícolas quienes más en cuenta tienen la calidad de los productos.

Los grupos más jóvenes se decantan por gama y variedad, se muestran menos exigentes con el servicio recibido y optan por supermercados e hipermercados, tanto en el centro de la ciudad como en la periferia.

En cuanto al día de la realización de las compras, el 23% del total de las visitas a los centros comerciales se produce en sábado, en tanto que los viernes acaparan el 16% de la afluencia semanal.