El 30% de los consumidores se preocupa más por el fraude de tarjetas de crédito a causa de la situación económica, lo que se traduce en que uno de cada cuatro consumidores (24%) ha reducido el uso del dinero de plástico durante la campaña de rebajas respecto al año pasado, según un estudio realizado por TNS para el grupo CPP.
El informe pone de manifiesto que, no obstante, el 34% de los consumidores lleva habitualmente dos o más tarjetas en la cartera y que un 38% no toma precauciones cuando las utiliza.

En concreto, el 18,9% de los encuestados afirma no llevar ningún control de los movimientos y transacciones de las cuentas bancarias y un 17,3% desconoce la cantidad total gastada en las compras. Además, un 15% de los entrevistados tira los extractos y recibos a la papelera.

Otros comportamientos que pueden considerarse de riesgo, especialmente en las aglomeraciones típicas de las rebajas, según el estudio, son dejar desatendidas las compras en las tiendas, cafeterías o restaurantes (2,9%) o llevar apuntado el número PIN de las tarjetas dentro de la cartera (2,4%).

Por edades, los jóvenes son los más despreocupados a la hora de protegerse contra el robo y el uso fraudulento de sus tarjetas. De hecho, el 19% suele tirar los extractos y recibos de las compras, a diferencia de los usuarios de entre 45 y 55 años (9,6%).

Asimismo, los jóvenes son los que menos atención prestan a la cantidad total gastada, un 23,4% frente al 15,6% en el caso de los encuestados de 35 a 44 años.

CPP, compañía especializada en la protección de tarjetas, recomienda destruir siempre los recibos de compra, no perder de vista las tarjetas en ningún momento, llevar un control exhaustivo de los movimientos para detectar transacciones "sospechosas", evitar llevar el número PIN en la cartera y comprar sólo en páginas web seguras.