Wall Street comenzó la sesión en negativo con la mirada puesta en el Senado que dentro de unas horas votará la aprobación o el rechazo del plan de rescate propuesto por la administración Bush. En opinión de Diego Escribano, director de asesoramiento financiero de Fortis Banca Privada, “la atención del mercado se centra en el plan para rescatar su sistema financiero y por extensión los mercados financieros globales”. El experto matiza que “quitará la incertidumbre relacionada con los activos tóxicos” pero no se conoce cómo se realizará “su valoración que es muy importante y qué entidades tienen estos productos”. En definitiva, “el plan no despeja todas las incertidumbres del mercado, no ataja el principal causante de la crisis que es el tema inmobiliario y tampoco sabemos cuál será el mecanismo de adquisición y liquidación de los activos”.
Para el analista, “como en el senado tampoco los senadores tienen elecciones a la vuelta de la esquina, lo aprobarán”. “Con ciertas modificaciones –matiza el experto- que ayudarán a los congresistas después a enfrentarse al electorado, medidas amigables para el contribuyente”. Escribano apunta a que “Obama introduce la ampliación de las garantías de depósitos y eso gusta a la ciudadanía y por otro lado se editará una guía de cómo se valorarán los activos”. Para el director de asesoramiento financiero el plan “es un dique de contención al tsunami que se nos viene encima pero únicamente los mercados dirán si es suficiente o no”. Desde The Economist se apunta a que en ningún caso estas medidas podrán evitar que EEUU entre en recesión y Escribano pone de manifiesto que “no puedo estar más de acuerdo” y “esa posibilidad es probablemente lo que ha descontado el mercado estos últimos días, concienciados de que estamos en recesión”. Bien es cierto que “todavía no queremos mencionar la palabra –matiza- pero estamos ahí” y ahora “lo importante es no entrar en recesión profunda o depresión”. “Que nos vamos a apretar el cinturón los próximos dos años no cabe duda”. La palabra “recesión”, explica el experto, “es una palabra maltita y cuesta nombrarla pero hay que afrontarlo, los problemas hay que verlos en su justa dimensión para aplicar y hacer los deberes”. Además suenan de nuevo las voces que apuntan hacia un recorte de tipos en EEUU y en Europa. Para Escribano, “los mercados hace una semana apuntaban a que en tres meses las probabilidades de un recorte de tipos eran de un 30%” y “ahora la probabilidad de que se recorten en 50 puntos básicos es del 70%” además “Trichet ha dado indicaciones en el sentido de abrir esa posibilidad”. El ámbito macroeconómico confirma que es tiempo de vacas flacas, el experto matiza que “ojala estuviéramos en el valle” porque “aún estamos bajando”. Todo apunta que “se irán hacia abajo los indicadores de confianza e incluso el ISM podría llegar a niveles de 40 frente al 49,5 que esperaba hoy el mercado (...) y que hoy ha salido en el 43,5, mucho peor de lo esperado”. Con este panorama, este experto pone sobre la mesa la necesidad de que “todo el mundo espere para invertir, siempre habrá oportunidades y días con rebotes que pueden alcanzar el 8% porque las volatilidades son muy altas” pero “cuando el plan sea aprobado veremos alzas pero queda muchísimo trabajo por hacer, dónde está el empleo por ejemplo” por lo que Escribano apunta “máxima prudencia a la hora de invertir, lo mejor es estar fuera del mercado”.