“Estamos con la resaca de las decisiones del BCE que ponen de manifiesto que va a haber tipos bajos durante mucho tiempo y también liquidez”.

“A corto plazo no se va a transmitir a la economía real, aunque al mercado esta bajada adicional de tipos hará que la renta fija caiga y va a dar un suelo a la renta variable”.

“El hecho de que haya puesto en negativo la tasa de facilidad de los depósitos en el BCE va a hacer que el dinero de los bancos se dirija a la deuda pública del centro de Europa, que es lo que se considera más seguro. Aun así, esto no deja de ser artificios monetarios y, mientras no crezca la economía, durará lo que quieran los bancos centrales”.

“El principal cambio de las medidas de ayer es que el balance del BCE va a crecer. Mientras que en los 18 meses anteriores se había reducido un 30%. Al no drenar liquidez, hará que aumente su balance, igual que cuando empiece a comprar titulizaciones. Esto debe hacer que el euro se debilite algo frente al dólar próximos meses”.

“Draghi nos pone sobre la mesa una represión, pues sus medidas harán que la renta fija no dé rentabilidad y obliga a tomar riesgo a quien quiera rentabilidad”.


Declaraciones a Radio Intereconomía