Las acciones de supermercados DIA se han convertido en el blanco de las ventas desde primera hora de la mañana pese a que sus cuentas han estado en línea con lo previsto. Cuidado porque está perforando soporte.
 
Antes de la apertura del mercado el grupo DIA comunicó que en los primeros nueve meses del año había ganado 107,5 millones de euros, un 3,3% más que en el mismo periodo de 2015. Además, en el tercer trimestre el beneficio neto atribuido mejoró un 17,2% hasta los 47,7 millones. Estas cifras han estado en línea con las previsiones del mercado y, de hecho, han llevado a la propia directiva a reiterar su objetivo de mejora de la cifra de negocio estableciendo un objetivo de crecimiento de las ventas brutas bajo enseña en moneda local en torno al 10% este año. Pese a todo, el mercado está castigando a DIA y lo cierto es que lo único que empaña sus cuentas es el efecto de las divisas, aunque en moneda constante el beneficio  aumenta.

En sus resultados se observa que la exposición a divisas emergentes ha impactado negativamente en su cifra de ventas en un -32,3%. La divisa que más ha perjudicado a DIA ha sido el peso argentino (-52,8%), seguido del real brasileño (-13,1%) y el yuan chino (-5,4%).

 

Los inversores hacen una negativa lectura de estos números llevando a caer de máximo en el intradía un 7,50%. De hecho, a una hora del cierre está perforando el soporte de los 5,20 euros marcado por el retroceso de Fibonacci del 38,2%. Este nivel es muy importante, ya que también ha funcionado como suelo del canal lateral en el que se ha movido la acción desde julio, además de haber funcionado como resistencia durante la primavera. De cerrar por debajo de 5,20 euros, DIA corre el riesgo de seguir descendiendo a 4,80 euros (23,6% de Fibonacci). No obstante, el RSI alerta de sobreventa (28 puntos) por lo que no es descartable vera a DIA rebotar próximamente e incluso hacer un quiebre en falso del importantísimo nivel de los 5,20 euros.
 


Estrategia Premium sobre DIA