Intesa San Paolo y Deutsche Bank vuelven a retomar el protagonismo. Esta vez no es solo solo porque el foco de atención sigue puesto sobre la banca italiana y los posibles problemas de solvencia del mayor banco sistémico del mundo.  
 
Las dos entidades han comenzado dando noticias a los mercados. La firma alemana ha publicado recientemente las segundas pérdidas consecutivas anuales. Hace solo un ejercicio, Deutsche Bank se desplomaba en los mercados por los temores de los inversores a que no fuese capaz de hacer frente a varios vencimientos, así como a la millonaria multa impuesta por Estados Unidos por la venta de productos ligados a las subpime antes de la crisis financiera.
 
Los mercados tampoco han valorado positivamente la posibilidad de que Intesa San Paolo (la mayor entidad financiera) se haga con la mayor aseguradora del país, Generali. Eso le ha provocado fuertes caídas al valor en bolsa que en lo que va de año ya se deja un 9%.
 
Un banco italiano y el banco alemán a los que todos temen. De hecho, se trata de los dos sistemas financieros que han mantenido en vilo a todo el sector en Europa durante los últimos meses.
 
Sobre el banco alemán aún no se han despejado las incertidumbres, aunque ya no se habla –como el año pasado- hasta de rescate estatal. Sobre Intesa San Paolo, aunque parece que está en mejor forma, lo cierto es que los analistas temen cuál va a ser el coste que tenga que asumir la entidad en el proceso de reestructuración de la industria bancaria italiana.

 
Si se mira la evolución en bolsa, los inversores temieron el año pasado más al banco italiano a pesar de los problemas que arrastra Deutsche Bank.
 
Así, en los doce últimos meses, el banco italiano ha cedido un 14% en bolsa –solo un 9% si se mide la rentabilidad con dividendos-. Los miedos de Deutsche Bank pasaron pronto y en ese tiempo la entidad subió un 11,49% en los mercados.

Un ejercicio

 

Sin embargo en el largo plazo, en diez años,  vemos que el banco italiano ha sufrido menos que su homólogo alemán. En 10 años, Deutsche Bank se ha dejado un 75% de su valor en bolsa –con dividendos- (80% sin incluir la retribución). Intesa San Paolo se ha dejado un 59% sin dividendos, aunque incluyéndolos la caída es de tan solo un 39%.

En diez años

 
En cinco años, justo cuando los bancos italianos comenzaron a sufrir –como los españoles- el varapalo de la llamada “crisis soberana” de Europa, cuando las primas de riesgo de los dos países se dispararon hasta más del 600%, Intesa San Paolo lo ha hecho mucho mejor.  En este caso, la entidad italiana ha subido un 42% (71% con dividendos), frente a  las caídas del 37% -rentabilidad total- de su competidor del norte.

Cinco años

 
Perspectivas
Deutsche Bank sigue teniendo peores perspectivas para los analistas. De media, el consenso de Facset le da una recomendación de infraponderar y lo dejan sin potencial.  De hecho, su precio objetivo está muy por debajo del umbral en el que cotiza ahora mismo. Sin embargo, el consenso apuesta por sobreponderar a Intesa San Paolo y le da una posibilidad de revalorización de más de un 18% desde los niveles actuales.
 
 
Valoración y potencial


Indicadores Premium
Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión lanzan, no obstante, una perspectiva distinta.
 
A Deutsche Bank le dan una puntuación de 8, lo que lo situaría en fase alcista.

Deutsche Bank

 
Por su parte Intesa San Paolo estaría en fase de consolidación, al recibir solo 5,5 puntos sobre 10.

Intesa

 QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Deutsche Bank se aleja de los máximos del año tras reconocer mayores pérdidas de las previstas”