Ayer teníamos una sesión de menos a más y hoy será al contrario. “Hay un impulso que viene de China, en las últimas sesiones se dicen cosas como que el desarrollo tiene que venir del consumo privado, se confirma el crecimiento del 7% este año y otras medidas como que incurrirán en el déficit fiscal para incrementar el consumo”, reconoce Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter. 
Este experto reconoce que estas referencias son una dosis de tranquilidad “tras un dato de PMI de servicios flojo, lo que provocó ciertas tensiones sobre el precio de las comodities, lo que debilitó ayer a Wall Street en la apertura”. No hay que olvidar que en Europa pasan cosas que no son tan malas. La primera es que España se está posicionando en términos relativos por delante de Italia en cuanto a recuperación. De hecho, el diferencial a diez años entre ambos está a 20 puntos, por lo que no tardaremos mucho en llegar a cero e incluso en negativo”, explica en Radio Intereconomia. 

Hay dos transmisiones de opinión desde el Eurogrupo – prosigue- la primera es lo que dice Oli Rehn sobre España y la segunda, es que todos los estados miembros tendremos que enviar en octubre un borrador de presupuestos a Bruselas, para que den o no el ok. “Esto ha pasado desapercibido pero significa que los parlamentaros de los Estados Europeos admiten que hay un cuerpo superior que aprobará o no lo que se puede hacer con el dinero”.  

En cuanto a las referencias macroeconómicas, los PMIs de gerentes de compra tienen enfoque manufacturero “y es indicador intermedio de actividad. En Europa., que vamos más retrasados respecto al resto de economías, todavía estamos en indicadores adelantados que son los que tienen que funcionar para llegar luego a los intermedios”. Todavía no es el momento de estos indicadores, esto puede empezar a mejorar en verano e incluso después pero no hay que preocuparse demasiado “e incluso me parecería ilusorio que estos datos comenzaran a mejorar ya”.

Entre las recomendaciones, Forcada asegura que cualquier retroceso de mercado es oportunidad para tomar decisiones más en Europa que en EEUU y más en Japón que en Europa. Sería cauteloso si se tiene un fondo de inversión en bonos soberanos europeos,” sobre todo de alta calidad, porque los franceses y alemanes están sobrevalorados”. Hay que salir de este tipo de activos para tomar exposición a bolsa japonesa y europea, concluye.