Cuando la mayoría de los estados europeos se debaten entre ayudas, quiebras y rebajas de calificación….Estados Unidos se presenta como la alternativa de inversión. Una categoría – la renta variable americana- en la que el fondo Threadneedle American Select Fund gestiona más de 1.000 millones de dólares “lo que nos permite tener un acceso muy importante a las compañías estadounidenses”, reconoce Rubén García Páez, director de España y Lationamérica de Threadneedle. ¿Sus apuestas? Las compañías tecnológicas como Apple, Google o IBM.
En un momento en que parece que tiemblan los cimientos de Europa- tras la rebaja de calificaciones a Grecia, Portugal y España- por parte de S&P. ¿dónde está posicionado el Threadneedle American select fund?

Dentro de la renta variable americana gestionamos más de 10.000 millones de dólares lo que nos permite tener un acceso muy importante a las compañías de ese mercado. Porque lo que se trata aquí es de tener información para contar con un análisis real de la situación.

Y ¿cuál es el análisis que hace ahora mismo de la economía americana?

Tenemos una visión positiva del mercado americano. Es mucho más dinámico. Además la Reserva Federal ha mantenido nuevamente tipos de interés en niveles muy bajos – entre el 0-0.25%-con una política expansiva de conservar liquidez en el mercado y eso las compañías lo están aprovechando. Hay que tener en cuenta que son empresas que han sido muy rápidas en gestionar la crisis y reducir costes, lo que ha conllevado a que los resultados empresariales estén siendo mejor de lo esperado. Hasta ahora casi el 80% de las compañías que han publicado han superado las expectativas incrementando hasta en un 40% su beneficio.

¿En qué sectores invierte el Threadneedle American Select Fund?

El fondo está invertido en grandes compañías. En lugar de invertir en 80-100 valores ligados al Benchmark –índice de referencia- queremos tener una cartera con las mejores ideas del mercado americano. Tener un poco más de valor añadido –alpha- seleccionando 50-60 valores que al final vayan a tener mejores resultados.

En este sentido, uno de los temas a nivel de nuestras carteras es el tema tecnológico. Las compañías de este sector fueron las primeras en aligerar costes, con lo que llegaron a la actual crisis bastante ligeros de estructura y costes, por lo que han sido las mejores en dar resultados. Ahí pensamos que Estados Unidos tiene una ventaja diferencial respecto al resto de países porque tiene un mayor know how tecnológico.

¿Tienen alguna participación en el sector financiero?

Un fondo se gestiona contra un benchmark y en el sector financiero estamos más o menos como éste. Si tecnología supone un 25% del fondo, en el financiero esta participación se reduce hasta el 15%. Es cierto que hay muchas compañías que han sufrido un castigo demasiado excesivo pero tampoco es una gran apuesta la que tenemos sobre este sector. Hay mucha incertidumbre en torno a la reforma de la Administración Obama, habrá que ver si realmente hará mucho daño, si impide a la banca obtener beneficios a través de la banca de inversión y mercado de capitales…Y como no sabemos, tenemos una posición más conservadora sobre el sector.

¿En qué compañías concretas invierte el fondo?

Dentro del sector tecnológico, en compañías como Apple, Dell o Google. En este sector además incluiríamos a MasterCard, por su elevado componente tecnológico. Dentro del sector financiero tenemos compañías como Travelers Companie. En el sector financiero, elegimos aquellas compañías cuyo negocio no vaya dirigido a banca de inversión. Valores como Travelers Company o Bank of America. En telecoms contamos con American Tower, compañía que se encarga de crear los repetidores de redes telefónicas y que tiene una posición líder en el mercado. Y además en el sector farmacéutico, Pfizer y Jhonson & Jhonson. En este sector preferimos compañías grandes porque ante la incertidumbre que puede general la reforma sanitaria en Estados Unidos, creemos que las grandes tendrán un mayor margen de maniobra.

¿Cómo afecta el mercado de divisas al fondo?

Para un inversor europeo es positivo. Con las dudas que hay en torno a Grecia y la percepción de pánico en el mercado, el dólar se está revalorizando. Si pensamos que las compañías sorprenderán- como lo están haciendo- al mercado y además contamos con una apreciación de la divisa, las rentabilidades serán mucho mejores. Con el sentimiento actual en el mercado, es más razonable invertir en renta variable americana.