Antes de elegir con un bróker, se debe tener en cuenta cuáles son las exigencias que estos piden para operar con ellos.

La mayor o menor exigencia de los bróker, se traduce en un mayor o menor número de comisiones que los usuarios deberán pagar.

La comisión de custodia y administración de valores es una de las comisiones habituales a pagar a un bróker. Se pagan por mantener las acciones en la cuenta de valores. ING, hasta hace poco tiempo, ha sido uno de los bróker más utilizados para inversiones a largo plazo por no cobrar esta comisión. Normalmente se cobran semestralmente y suele rondar entre los 3 euros hasta los 20 euros.

Comisiones broker


Otros bróker, tienen las denominadas comisiones de compraventa. Éstas son las que se pagan al bróker por operar. Normalmente, el propio bróker suele fijar una cantidad mínima para poder hacerlo. También existe la comisión de intermediación, pagada al bróker por su intermediación en una operación.

La comisión de traslado o la de mantenimiento son algunas otras que pueden ser exigidas por los broker. Éstas se pagan por gastos generados en la gestión, comunicación o modificación de las carteras. También existen otras como la de transferencia o por gastos de correo. Además, cabe mencionar la comisión de anulación o expiración de la orden.

Por otra parte, el cánon es lo que se paga por operar en el mercado a Bolsas y Mercados. Este cánon oscila entre un 0,20% y un 0,60% de la cantidad a invertir.