Las rebajas de verano comienzan hoy, 1 de julio, en la mayor parte de las comunidades autónomas, con descuentos históricos de hasta el 70% y con el gasto medio más bajo de la década como consecuencia de la reducción de la capacidad adquisitiva por el actual entorno de crisis económica.
Así, cada consumidor gastará una media de 85 euros en adquirir ropa y complementos en las rebajas de verano, una cifra similar a la de años anteriores, pero comprará más artículos que en otras temporadas debido a los descuentos que se aplicarán, según señaló la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex).

De esta forma, los comerciantes de moda pretenden aumentar sus ventas y facturar 3.300 millones de euros durante esta campaña de rebajas para poder mantener sus negocios ante la falta de financiación de las entidades bancarias que "siguen negando el acceso a la financiación de las pymes".

"Los establecimientos ofrecerán unas ofertas más agresivas en precio que en temporadas anteriores, por lo que los consumidores tendrán la oportunidad de adquirir artículos de alta calidad a unos precios muy competitivos", subrayó la asociación en un comunicado.

La Comunidad de Madrid fue la primera en iniciar las rebajas el pasado domingo 21 de junio y en la que se prevé alcanzar una facturación mayor, con aproximadamente 500 millones de euros.

Al día siguiente, lunes 22 junio, se sumó Castilla-La Mancha, mientras que la mayoría de regiones comenzarán hoy con los descuentos en textil y complementos. Cada comercio debe establecer un tiempo mínimo de rebajas de una semana y un máximo de dos meses.

SE FRENAN LAS CONTRATACIONES DE REFUERZO.

El pequeño y mediano comercio confía en que la campaña de rebajas ayude a incentivar el consumo y que sea igual de "animada" que la de invierno, a pesar de que haber frenado las contrataciones de refuerzo, después de que la caída del consumo derivada de la crisis haya provocado un descenso del número de trabajadores en el sector de en torno al 4% en el primer cuatrimestre, lo que supone una pérdida de unos 128.000 empleos.

El secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC), Miguel Ángel Fraile, contrastó este porcentaje de descenso de trabajadores con el de las grandes superficies, que cifró entre un 7% y un 10%, al tiempo que afirmó que el cierre de establecimientos no llega al 2% de la estructura comercial, lo que, en su opinión, refleja que el sector "aguanta bien" la crisis.

Fraile subrayó que se está empezando a apreciar un "cambio de tendencia" en el consumo, con "síntomas positivos" como una mayor afluencia de visitas en respuesta a la rebaja de precios aplicada por los comerciantes, aunque reconoció que aún tendrán que afrontar "meses complicados".

Según un estudio de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI), la crisis económica provocará que el gasto medio en las rebajas de verano se situe en los 90 euros, el más bajo de la década.

Prácticamente, el 80% de los encuestados asegura que gastará un máximo de 100 euros en la campaña de rebajas y sólo uno de cada diez encuestados superará los 100 euros de gasto.

REDUCCIÓN DEL GASTO.

Este año tres cuartas partes de los consumidores reducirán su gasto, mientras que el 19% desembolsará una cantidad similar respecto al año pasado, cuyo gasto medio se situó en 95 euros, y sólo un 7% destinará a compras una cifra superior.

Según el estudio, el 12% de los encuestados afirma que reduce sus gastos por la crisis y un 37% porque ha visto reducida su capacidad adquisitiva. El porcentaje de personas que dice que comprará más por no haber adquirido nada en temporada se reduce a un 7%.

Asimismo, la encuesta pone de manifiesto que la crisis económica influye en la conducta de los consumidores, ya que más del 60% afirma estar esperando a la llegada de las rebajas para hacer sus compras y sólo casi cuatro de cada diez niega haberlas aplazado.

La mayoría de los encuestados aprovecharán, sobre todo, para comprar ropa y calzado, concretamente el 31% y el 24%, mientras que casi el 40% adquirirá artículos de tecnología y mobiliario para el hogar.

La coyuntura económica actual ha supuesto que la tercera parte de los consumidores reconozca que sólo comprará lo necesario, un 31% comprará lo que esté más rebajado, un 23% huirá de las marcas y un 11% adquirirá menos productos de lujo.

Sólo un 32% de los encuestados son previsores, por lo que harán una lista de sus necesidades en función de su economía con el fin de no sobrepasar el presupuesto fijado, frente a siete de cada diez que comprará "a ciegas".