El verano ya se ha ido; o casi, que ya se sabe que los termómetros son cada vez menos previsibles. Pero si hay algo de lo que podemos estar seguros es que septiembre llega con una larga lista de facturas que pagar.
El colegio de los niños, materiales, uniformes, los coletazos de las vacaciones y todos los extras que suelen aparecer en cualquier hogar. Para hacer la cuesta de septiembre mucho más fácil de transitar, el equipo de eLowcost acaba de publicar una nota con cinco pasos que nos pueden hacer la vida un poco más fácil.

En opinión de estos expertos “andar justo de dinero no significa que tengamos que dejar de disfrutar de los pequeños placeres del día a día. Aunque bien es cierto que la situación económica que atraviesa el país hace que sea un poco más difícil ahorrar, siempre es posible hacerlo con un poco de organización y planificación”. ¿Qué pasos deberíamos dar?

1- Registrar nuestros gastos: Explican en la firma que uno de los primeros pasos es saber exactamente cuál es nuestra cifra de gastos. Por eso en la firma proponen escribir absolutamente todo lo que gastamos, “desde un café hasta la factura del gas. Una vez que tenga estos datos, organízalos por categoría, por ejemplo: comida, transporte, cuidado personal, entre otros. De esta manera te darás cuenta en qué tienes que dejar de gastar tanto dinero, y en qué estas gastando moderadamente para que continúes por el camino correcto”.

2- Hacer un presupuesto: Para ello es importante no superar el límite de dinero que has destinado mensualmente para cada partida.

3- Planificar nuestro ahorro: Para llevar a cabo esta tarea es necesario tener muy controlados nuestros ingresos y gastos mensuales. Además, estos expertos aconsejan “añadir una categoría de ahorro a tu presupuesto, que sea al menos el 10 o 15% de tus ingresos netos, aunque tengas que hacer recortes en otras áreas, y piensa que ese dinero es intocable. De esta manera, crearás un fondo de ahorros que te servirá para otras inversiones puntuales tales como un coche o una casa”.

4- Establecer metas de ahorro: En este apartado debemos ordenar nuestras necesidades para establecer metas de ahorro que puedas cumplir a corto, medio y largo plazo. “Hacer esto te motivará a la hora de hacer ajustes, pues pensar en irte de vacaciones, comprar un coche nuevo o pagar la universidad de tus hijos, hará que te sientas más fuerte a la hora de recortar tus gastos”, dicen

5. Analizar nuestro progreso cada mes: En esto son claros “de nada sirve establecer metas si no se cumplen. Revisar tus avances no solo te ayudará a cumplir con tu plan de ahorro personal, sino que también te servirá para identificar y solucionar los problemas que se vayan presentando”

QUIZÁ LE INTERESE LEER: “El nuevo negocio de moda: los financiadores de divorcios”.