¿Estás esperando a jubilarte para disfrutar de tu vida durante esa estapa o al menos, no pasar tus años dorados preocupado por cómo pagarás la comida o los medicamentos? La mala noticia es que los españoles ahorramos tarde, a pesar de ser los más preocupados por la jubilación, pero la buena es que  hay métodos que permiten llegar a la jubilación con una buena salud económica. Aquí hay uno.

Desde The Motley Fool trazan un plan en cinco sencillos pasos que te permitirán llegar a la jubilación sin perder dinero.

  1. Invierte tan pronto y tan agresivamente como te sea posible.

La inversión temprana es la mejor forma de ganar dinero, porque necesitarás más dinero al  invertir más tarde para ponerte al día. No importa cuando comiences a invertir, aunque, la cantidad invertida debería incrementarse con tu sueldo. Si inviertes una cantidad fija de tu nómina, entonces tu contribución automáticamente se incrementará con tu sueldo. La pregunta es, ¿qué porcentaje de tus ingresos es apropiado? Muchas voces hablan de un 10% aunque esto es actualmente bajo.

 

 

Estos números asumen que comienzas a los 25 años , cuando mucha gente no puede, pero si esperas a los 40 no necesitarás más que aportar 1.200 euros al mes  - más del 35% de tu sueldo – para tener la misma cantidad.

  1. Automatiza tu jubilación

Cuando ahorrar el dinero para la jubilación supone un esfuerzo, hay menos probabilidad de que lo hagas. Hacer ingresos o aportaciones mensuales es una forma de obligarte a ahorrar poco a poco.

  1. Gestiona tu riesgo apropiadamente

Si tu cartera es muy conservadora, tu jubilación no crecerá lo suficientemente rápido para generar el tamaño que quieres. Por otro lado, si lo que persigues es un crecimiento ignorando los riesgos inherentes a las inversiones, podrías quedar sin nada.

Considerando la diferencia entre una cuenta de ahorro conservadora y la más agresiva, asumiendo que contribuyes con 5.500 dólares al año desde los 25 a los 65 años:

  • Si tu inversión es conservadora invirtiendo en bonos y acciones y ganas un 4%, tu cuenta tendrá un patrimonio de 543.546.
  • Si ganas un 7% de retorno invirtiendo en acciones, principalmente,  tu cuenta tendrá un patrimonio de 1.174.863

Sin embargo, ese 3% de diferencia en el comportamiento debería ser más del doble de tu dinero. Irónicamente, invirtiendo mucho más dinero en “activos seguros” como bonos puedes tener más riesgo que tener toda tu cartera en acciones. Tú deberías gestionar tu estrategia de inversión acorde a tu tolerancia al riesgo, pero pecando de ser agresivo cuando eres joven  pues tendrás tiempo de recuperarte de las grandes caídas.  Según te acerques a la jubilación, tu puedes invertir en activos más seguros con el objetivo de proeger el capital que has construido.

  1. Atento a la comisiones

La inversión normalmente no es gratis. Las cuentas de ahorro tienen comisiones, los fondos de inversión y de pensiones tienen comisiones de  gestión, como mínimo, y como no puedes escapar de estos costes lo que tienes que hacer es saber cuánto estás pagando y hacer todo lo posible para minimizarlo.

Si comienzas a ahorrar a los 25 años, inviertes 5.500 dólares por 40 años hasta los 65 años  y ganas un 7% por tus inversiones, ¿cuántas comisiones estás pagando? Si pagas una comisión del 0,25%, tu patrimonio será de 1.099.175 dólares; si pagas un 1% disminuirá hasta el 902.262 dólares …es decir, cuanto mayores sean los costes, menores serán los ingresos finales.

En este sentido, hay productos en el mercado que cobran una comisión baja por una cartera diversificada de acciones.  Un fondo que sigue a un índice es una gran elección para un inversor que quiere beneficiarse del crecimiento del mercado de acciones sin asumir el riesgo y el trabajo que supone la selección de cada uno de los  valores.

  1. Trazar el plan y seguirlo

Una vez has planificado tu retirada, necesitas seguirlo a rajatabla. Cualquier desviación del plan – como suspender las aportaciones durante algunos meses,  utilizar el dinero de la jubilación para imprevistos o vender una posición antes para hacer una ganancia de corto plazo – podría hacerle retroceder en el  tiempo.