Cada español gastará este año de media 106 euros en las rebajas de enero, un 15 por ciento menos que en
2008, según una encuesta de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), que señala que los madrileños y los catalanes serán los que más dinero desembolsen en este periodo de descuentos.FUCI ha efectuado un sondeo entre tres mil consumidores mayores de edad para conocer cuánto dinero gastarán en las rebajas de invierno y los resultados reflejan una disminución del 15 por ciento respecto al año anterior.Se trata del segundo retroceso de los últimos diez años en el gasto dedicado a la compra de productos durante las rebajas de
invierno, circunstancia que la federación de consumidores achaca a la necesidad de los españoles de "apretarse aún más el cinturón" después del gasto extraordinario realizado en la Navidad.
Esta tendencia de ralentización en el consumo se observa en quince autonomías, de manera más acusada en Madrid, Aragón, las dos Castillas, País Vasco, Navarra y la Comunidad Valenciana.Sin embargo, Extremadura será la única comunidad donde aumente el gasto, mientras que en Asturias se mantendrá el mismo desembolso que el año pasado.Madrid, con 120 euros, y Cataluña, con 114 euros, son las autonomías que más gastarán, frente a Castilla-La Mancha (94 euros) y Canarias (99 euros), donde los consumidores se dejarán menos de 100 euros.

De la encuesta se desprende también que sólo dos de cada tres españoles comprarán en rebajas y, de estos, la mayoría (71 por ciento) se inclinará por comprar artículos textiles, que suelen tener los mayores descuentos.Otro 13 por ciento se decantará por la adquisición de complementos; el 8 por ciento optará por las nuevas tecnologías, el
5 por ciento, por artículos relacionados con el ocio y el tiempo libre, y el 3 por ciento gastará en otros productos. 

Además, la FUCI ha difundido una serie de recomendaciones dirigidas a los consumidores, a quienes aconseja que fijen previamente un presupuesto y hagan una lista de las compras necesarias.También les alerta para que revisen con atención las etiquetas, en las que debe figurar la talla, la composición y el tratamiento aconsejable de lavado, y les recuerda que el justificante de compra es la única garantía ante una posible devolución.