Estábamos esperando que el mercado tuviera una apertura positiva después del cierre de Wall Street, que se vió impulsado al cierre por el índice de Filadelfia de EEUU y la producción industrial. Los mercados asiáticos tuvieron un comportamiento irregular pero lo que ha empujado a la apertura dispar y floja, son las caídas de los bonos que descuentan nuevas subidas de tipos. Llevamos varias semanas con un miedo excesivo sobre los movimientos de tipos, y al final lo que se ve desde el BCE es un crecimiento sólido que podría empujar a la inflación, por lo que "la evolución de los tipos de interés debería ir volviendo a la normalidad" asegura Cantarela. Entre las referencias macroeconómicas, "es previsible que a partir de las 10:00 horas, en la conferencia de Trichet podamos ver algo sobre la futura evolución de tipos". A esa misma hora se conocerá el IFO de confianza empresarial, del que se espera una pequeña caída. Si este dato sale en línea con las previsiones "los mercados estarán entre planos y ligeramente positivos hasta la apertura de EEUU". Gonzalo Cantarela advierte de que "es posible que nos movamos en una zona limitada entre los 14.950 puntos, en la parte positiva y los 14.830 puntos en la negativa" ,en un momento de poca volatilidad y a la espera de que abran los indicadores americanos. Lo único que podría cambiar la tendencia sería un dato de IFO especialmente positivo o negativo. Hoy el operador bursátil estadounidense, New York Stock Exchange (NYSE) ha presentado una contraoferta por la borsa italiana, después de que el miércoles fuera la Londos Stock Exchange (LSE) la que mostrara su intención de operar sobre la bolsa de Milán. Esto ha despertado los rumores en torno a Bolsas y Mercados Españoles (BME). Sin embargo, “todavía no le ha llegado el turno” advierte Cantarela. Es cierto que estamos en un movimiento de concentración muy importante y “tarde o temprano a BME le llegará su momento”. Es una compañía que “no tiene ningún riesgo y en la que no va a haber una operación inminente”. Sobre la Junta General de Accionistas de BBVA no hay mucho que destacar. El banco anunció que seguirá su crecimiento y está abierto a posibilidades de fusión siempre que su compañero de viaje le agrade. Sin embargo, Cantarela analiza que la compañía “cada vez se ve más forzada a un movimiento de fusión y adquisición para evitar ser comprado” por lo que es probable que en un momento de corto plazo “intente crecer en tamaño para evitar movimientos sobre ella”.