Este tipo de seguros va dirigido a clientes que quieren contar con una cobertura en previsión de posibles responsabilidades derivadas de daños ocasionados cuando ya se ha finalizado el trabajo y después de producirse su entrega.

Para clientes particulares, Axa facilita los pagos fraccionados, al haber rebajado la cifra mínima exigida para la división de pagos de 200 euros a 150 euros. Además ofrece un crédito reparación de hasta 6.000 euros sin intereses.

En el ámbito sanitario, las pólizas de salud cuentan con una cobertura especial por desempleo que implica que cuando un asegurado se queda en paro la compañía se hace cargo de las primas durante seis meses.

Respecto a los productos de vida, la entidad potencia el desarrollo de un producto que asegura las decisiones de inversión del cliente, de tal forma que si no han sido las correctas, Axa lo asume y le devuelve el dinero.

Dicho producto permite canalizar el ahorro a través de fondos de inversión de renta fija, de renta variable, o monetarios. Así, el cliente puede decidir cuándo quiere cambiar de fondo de inversión tantas veces como desee sin coste alguno.