Aviva Investors ha anunciado hoy el lanzamiento de un innovador fondo de arbitraje de índices en el mercado español, el Aviva Investors Index Opportunities. El fondo, que combina inversión pasiva e inversión activa, ofrece rentabilidades absolutas con una volatilidad baja y una correlación con las grandes clases de activos cercana a cero.
El objetivo de este fondo UCITS III es aprovechar las ineficiencias en los precios que se generan cuando se ajusta la composición de los índices de renta variable, mediante el uso de análisis activos de valores y técnicas de construcción de carteras tomando posiciones largas en acciones que deben entrar a formar parte del índice, y posiciones cortas en valores que van a ser excluidos. Este fondo, que forma parte de la gama de rentabilidad absoluta de Aviva Investors, está diseñado para no guardar correlación con otras clases de activos y ofrece ventajas de diversificación a los inversores que buscan rentabilidades absolutas.

Pretende así, generar rentabilidades absolutas equivalentes a Euríbor a 1 mes más 5% al año. Con una volatilidad prevista de menos del 7,5% y una media del 5%, sus carteras largas y cortas se diseñan para ser neutrales a mercado y evitar cualquier tipo de sesgo en divisas o regiones.

En palabras de Enrique Barroso, director de desarrollo de negocio para España y Portugal: “este es un lanzamiento emocionante para Aviva Investors. El equipo atesora conocimientos en gestión de fondos activos y pasivos después de haber atravesado muchos ciclos económicos y de mercado y, por lo tanto, de haber observado de primera mano la actividad que este fondo pretende explotar”. Destacó que el “Aviva Investors Index Opportunities Fund es actualmente la única estrategia en comercialización que realiza arbitrajes sobre las anomalías de los índices en el mercado mundial de la gestión de activos y estamos seguros de que los clientes se beneficiarán de su elevada generación de alfa y sus características de diversificación”.

Los gestores principales Iyad Farah y Ned Kelly, apoyados por un equipo de siete gestores de fondos y analistas, controlan hasta 25 índices de Europa, Norteamérica, Asia-Pacífico y mercados emergentes. La composición de estos índices se ajusta entre una y doce veces cada año, lo cual obliga a los fondos de gestión pasiva a ajustar sus carteras inmediatamente después, teniendo efectos sobre la liquidez.

Farah, director del área de Soluciones Cuantitativas de Aviva Investors, explicó que “los fondos que replican la composición de los índices han aumento su peso en el mercado durante los últimos 20 años con la búsqueda por parte de los inversores de soluciones de bajo coste para incrementar su exposición bursátil. Sin embargo, este rápido crecimiento de la inversión pasiva también ha creado grandes anomalías en el mercado”. Señaló que “no sólo los inversores pasivos, por definición, asignan capitales en proporción a la capitalización bursátil de las empresas, lo que sugiere una asignación ineficiente, sino que el cambio de composición de los índices también crea ineficiencias susceptibles de realizar arbitrajes. Creemos que estas ineficiencias pueden crear una fuente constante de alfa para los clientes de las gestoras especializadas en selección de valores con experiencia en productos pasivos, como nosotros”.