Los malos resultados de Oracle y las noticias que vienen del Banco de Japón no son positivas y podrían hacer que el mercado tenga un comportamiento negativo de salida con una mayor aversión al riesgo. No obstante la renta variable sigue siendo el mejor activo pero habría que buscar oportunidades de largo plazo.
Tenemos que unir los malos resultados de Oracle, que parece que tiene más efecto que los movimiento de operaciones corporativas, a la medida del Banco de Japón que, sin ser una medida importante, desagrada a los analistas porque pone sobre la mesa el riesgo de naturaleza no controlable por los inversores poniendo en mano de los políticos una cosa tan sensible como los flujos y divisas. No son noticias positivas las que vienen del mercado asiático, podrían dar ruido y aversión por el riesgo con un comportamiento negativo de salida.