Santander era el valor que tiraba del selectivo, pero ahora apostaríamos por reducir la ponderación en el sector bancario para incrementarla en el de telecomunicaciones ya que, a pesar de los constantes datos negativos que le afectan, está tocando un suelo a partir del que es posible que despegue.
Toma de beneficios tras el primer cierre por encima de los 12.000 puntos puede ser la nota dominante en la actual jornada bursátil. La semana pasada, con los atentados frustrados, recomendábamos calma porque la tendencia seguía siendo alcista y ahora, aunque las perspectivas siguen siendo positivas, mantenemos esta recomendación porque no hay que olvidar que existe una fuerte resistencia en los 12.100 y es difícil que este ritmo de crecimiento se mantenga: veremos una tendencia lateral dirigida hacia el mantenimiento de estos niveles.