Soledad Pellón, analista de IG Markets, apuesta por una estrategia de pares sobre estos dos índices americanos, así como entrar en el VIX si llega a niveles de 16.

"Ahora mismo vemos sucesivos días de caídas. Vemos una divergencia interesante entre el S&P 500 y el Russell 2000, clara divergencia que se puede aprovechar una estrategia de pares: cortos en el S&P 500 y largos en el Russell 2000," asegura Soledad Pellón, analista de IG Markets en declaraciones a Radio Intereconomía.

Mientras, la plata se mantiene en su escalada especulativa, aunque Pellón, en contraste, resalta el cobre, "en mínimos de cinco meses en China". Por su parte, "la plata podría seguir viendo recortes y podría llegar una relajación en las materias primas tras una racha de subidas. El índice de volatilidad está muy bajo, en niveles cercanos a 16, igual es un buen momento para entrar."

Finalizada, además, la subasta del Tesoro en nuestro país, Pellón asegura que se ha producido "en línea con lo previsto, aunque algo decepcionante. El ratio de cobertura ha sido algo inferior que en la anterior, mientas que la rentabilidad se mantiene dentro de lo esperado. En los últimos días, España se ha desmarcado un poco respecto al resto de países periféricos. Se esperaba, sin embargo, una mayor apuesta por España en la subasta del Tesoro."

Y en cuanto a la deuda de los periféricos, "estábamos a la espera de conocer todos los pormenores del rescate de Portugal. Las previsiones sobre el déficit son demasiado optimistas teniendo en cuenta que es un país que está creciendo muy lentamente. Es verdad que el rescate va en línea con los demás, a pesar de que Grecia no está cumpliendo con lo pactado, Irlanda va algo mejor y veremos si Portugal logra encauzarse con este rescate cuyas condiciones parecen relativamente favorables."

Sin abandonar Europa, hoy nueva reunión del Banco Central Europeo. "No se esperan cambios en el discurso. Se espera en todo caso que mantenga tipos tanto el BCE como el Banco de Inglaterra. En contraste con Estados Unidos, que mantiene su mensaje relajado que hace prever que no se suban tipos hasta finales de año, veremos el discurso del BCE que podrá ser más duro que EEUU aunque más relajado en relación al mes de abril."