El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el proyecto de ley de la modificación de la Ley de regulación del mercado hipotecario y financiero que reducirá los gastos notariales y registrales.
El pasado viernes fue aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros el proyecto de ley de la modificación de Ley de regulación del mercado hipotecario y financiero, que sustituye a la antigua regulación promulgada entre 1981 y 1994. Esta ley pretende reducir por un lado los gastos notariales y registrales y por otro, disminuir las comisiones vinculadas a las hipotecas. Además, la Ley de regulación del mercado hipotecario trata de adaptar la legislación a la nueva situación del entorno hipotecario y financiero. Entre las medidas que establece la ley destaca la reducción de entre el 0,5% y el 1% de la comisión máxima por cancelación anticipada de hipoteca o subrogación en las firmadas a tipos de interés variable. Además la ley amplía el concepto de novación, es decir, de la posibilidad de modificar las condiciones de interés y plazo de la hipoteca sin cambiar de banco. Por otro lado junto a las reducciones de comisiones, la reforma de la ley contempla una rebaja de los costes notariales y registrales en las cancelaciones, novaciones y subrogaciones de la hipoteca. Otro de los principales objetivos de La ley es promover la transparencia mediante la ampliación de la información que las entidades de crédito dan a sus clientes acerca de los riesgos y condiciones reales que conlleva la contratación de una hipoteca.