El mercado viene a la espera de lo que pueda pasar con el BCE. Veremos a ver lo que pasa porque hoy es un día complicado con mucho impacto a corto plazo, pero a medio y largo plazo seguro que no va a cambiar absolutamente nada.
 
Es difícil lo que diga y haga Draghi. Todo el mundo espera que haga algo para evitar que ese movimiento de mover los tipos en negativo no tenga un impacto muy serio en la economía. Lo veo muy difícil. A parte de la rebaja del tipo de depósito puede que amplíe el plazo del QE. No sé qué impacto podría tener esto en los bancos.

Efectivamente va a ser muy difícil que las medidas de hoy solucionen todo y se tiene que dejar algo en la recámara para futuras ocasiones. Creo que seguimos estando en una situación complicada y lo que tiene que imperar es la cautela.

Declaraciones a Radio Intereconomía