Eduardo Bolinches, director de Bolsacash, señala que la bolsa habla por sí misma a la hora de hacer balance de este ejercicio para la renta variable. La buena noticia – a su juicio- es que ya termina el año aunque cree que en 2009 nos toparemos “con una realidad que será exactamente la misma”. De hecho, cree que el año que estrenamos el próximo viernes pinta peor porque el suelo definitivo está muy lejano y porque tenemos que ver todavía un suelo temporal. Bolinches cree que todos los índices europeos tienen “los deberes hechos porque están casi a punto de romper resistencias por la parte de arriba”, pero en el caso de los indicadores estadounidenses las cosas no son así, señala.
Eduardo Bolinches se declara a la espera de que los índices de EE.UU hagan sus deberes y, de momento, ni siquiera con los típicos maquillajes de fin de año lo están haciendo. De hecho, constata que el Dow Jones ha roto un triángulo por la parte de abajo, lo que hace que este experto sea bastante negativo con este indicador.

El director de Bolsacash recuerda que Unión Fenosa es el único valor del Ibex 35 que consigue saldar el año en positivo aunque la explicación está en el precio de la OPA de Gas Natural que hay sobre la mesa. Respecto a los pesos pesados, asegura que se moverán de la mano del Ibex 35 –porque son precisamente ellos quienes lo configuran-. Bolinches cree que Repsol tiene un soporte muy claro en la zona de 14,52 euros (…) por lo que recomienda esperar con este valor. El mismo consejo ofrece para Telefónica y el Santander mientras que, para Iberdrola, dice que “va a tener serias dificultadas para alcanzar y cerrar por encima de los 6,40 euros”.

Oportunidades para 2009

Eduardo Bolinches cree que para especular a corto plazo hay buenas oportunidades. En este sentido ve una buena estrategia apostar por el euro frente al dólar porque cree que el billete verde está a punto de experimentar una gran bajada porque “está herido de muerte en el cuello”. A su juicio, el euro/dólar puede llegar a alcanzar las 1,60 unidades. Tampoco descarta estar corto en bonos americanos y, de cara al medio plazo, su consejo sigue siendo el mismo: apostar por el oro. Y es que “seguimos apostando por ver su cotización en los 1.425 dólares la onza para finales de primavera”.