El Ibex 35 cierra en negativo en una jornada caracterizada una vez más por la alta volatilidad. El selectivo español echaba el cierre con un recorte del 1,96% al situarse en los 9.378,50 puntos. En opinión de Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole Mercagentes, “llevamos tres jornadas que las caídas se han impuesto con cierta fuerza colocando al Ibex por debajo de los 9.400 puntos”. “Son días de muchas discrepancias entre valores”, advierte el experto.
Respecto a Wall Street, el experto señala que es “un buen reflejo de cómo están las cosas, lo que sale allí negativo lo vemos aquí, en cierta forma amplificado”. Respecto a las cifras de paro que se han hecho públicas hoy –situada la tasa en el 7,2%-, el analista insiste en que “no son tan malas”, aunque advierte que “a pesar de ser preocupantes, ya las quisiéramos tener nosotros”.
Si miramos el parqué, Cintra es una de las empresas protagonistas después del varapalo sufrido en el día de hoy -ha perdido más de un 4,5%-. Jesús de Blas cree que “el castigo que está teniendo este valor es tremendo después de esos rumores de la operación de su matriz Ferrovial”. Así, la cotización de este valor caía hoy a mínimos históricos, “a pesar de adjudicarse un contrato en Polonia hace pocas jornadas”.

Urbas también fue noticia hoy al dispararse un 42,86%. No obstante, señala que es una compañía que “tiene que subir bastante más, simplemente para recuperar la pérdida”, ya que señala que es una de las compañías que “se han quedado prácticamente en nada”. Por lo que dice que “este tipo de porcentajes de subida pueden resultar muy llamativos, pero representan muy poco de lo que es el mercado real”.

Para finalizar, respecto a sus recomendaciones, el experto asegura que a la vista de lo que ha pasado estas tres últimas jornadas podemos ver dos cosas “por una parte que tenemos cierto miedo a que las subidas de los tres primeros días pudieran continuar y a quedarnos fuera de las mismas”, por lo que advierte de que “hay miedo a estar fuera y a no participar en este tipo de rebotes”. Pero por otra parte asegura que “ha venido la resaca en forma de tres sesiones bajistas que yo creo que ha calmado mucho los nervios, si acaso no los ha congelado”. Por lo que con este panorama, el experto cree que “vuelve a imperar la prudencia”. Por último advierte de que no será “un año tan malo como el 2008, pero no va a ser un camino de rosas”. Con lo cual, señala que estas jornadas nos están enseñando que “no hay que correr detrás de los precios, que oportunidades este año las va a haber, pero eso sí, el riesgo va a estar ahí encima de la mesa”.